Universo Blaugrana

Gerard Piqué, persiguiendo a Iñaki Williams en el Barça-Athletic / EFE

Gerard Piqué, persiguiendo a Iñaki Williams en el Barça-Athletic / EFE

El peligroso récord que se jugó Piqué contra el Athletic

El catalán estuvo cerca de ser expulsado en una acción con Iñaki Williams en la segunda parte

Carlos Domínguez @CarlosDomnguez1

28.02.2022 10:19h

2 min

Dentro del espectacular y completo partido que jugó el FC Barcelona contra el Athletic Club, también hubo alguna sombra. Uno de los puntos negativos fue Ferran Torres, que parece haber entrado en un bucle de falta de puntería y de confianza; el otro fue Gerard Piqué, que se vio superado por los delanteros vascos y tuvo que ser apoyado en todo momento por Ronald Araujo en las coberturas.

El veterano central del Barça pecó posiblemente de falta de energías, debido a la gran cantidad de minutos que lleva disputados esta temporada 2021-22. El nivel de concentración fue bueno, pero en ocasiones llegó tarde a las anticipaciones y permitió que los rivales, por velocidad, le superasen en las intentonas de contraataque del Athletic Club. Se ganó una merecida tarjeta amarilla en la segunda mitad por un agarrón a Oihan Sancet, que se giró a la perfección y empezó a correr en dirección a Ter Stegen.

Una moneda lanzada al aire

Ya con la cartulina amarilla a sus espaldas, Piqué tuvo que contenerse en sus entradas para no ser expulsado. Una segunda tarjeta que podría haber visto perfectamente en el tramo final del partido, todavía con 1-0 en el electrónico. El zaguero azulgrana agarró por detrás a Iñaki Williams en carrera, y el hecho de que el delantero vasco no se dejase caer y siguiera corriendo fue clave para que el árbitro no le mostrase la segunda amarilla. Piqué se la jugó y esta vez le salió cara, pero perfectamente podría haberle salido cruz.

Gerard Piqué recibiendo indicaciones de Xavi, durante el Barça-Nápoles / EFE

Gerard Piqué recibiendo indicaciones de Xavi, durante un partido del Barça / EFE

Marcelino García Toral se desgañitó en la banda, consciente de que una expulsión a falta de casi media hora para el final, con 1-0 en el marcador, podría haber cambiado totalmente el horizonte. La cuestión es que Gerard Piqué, por fortuna para él y los intereses del Barça, pudo continuar sobre el terreno de juego y finalizó los noventa minutos más el descuento.

A punto de igualar un récord

En el caso de haber sido expulsado, Gerard Piqué habría igualado este domingo un negativo récord. Empatado con Hristo Stoichkov, se habría convertido en el jugador más expulsado de la historia del Barça. Una estadística algo engañosa, teniendo en cuenta que el zaguero acumula ya nada menos que trece temporadas en el primer equipo, más que la mayoría de jugadores que visten la camiseta azulgrana a nivel histórico. Su posición en el campo, además, le convierten en un futbolista susceptible de ganarse tarjetas con mayor facilidad que un centrocampista o un atacante.

Sea como sea, la realidad es que es muy probable que esta campaña, o bien en alguna de las siguientes, Gerard Piqué acabe empatando y superando al díscolo atacante búlgaro como el futbolista expulsado en más ocasiones con la elástica culé. Eso no restará ningún mérito a uno de los mejores centrales de la historia del club, con permiso de Carles Puyol, y el más laureado de todos en cuanto a títulos se refiere.

 
Hoy destacamos