Universo Blaugrana

Ousmane Dembelé saluda a Joan Laporta después de que ganase las elecciones / FCB

Ousmane Dembelé saluda a Joan Laporta después de que ganase las elecciones / FCB

¿Quién pierde más con la ruptura: el Barça o Dembelé?

El divorcio entre el club y el jugador podría perjudicar más a una parte que a la otra

Carlos Domínguez @CarlosDomnguez1

01.02.2022 15:41h Actualizado: 02.02.2022 02:11 h.

2 min

Hace un tiempo se presagiaba que la unión de Ousmane Dembelé y el FC Barcelona daría a luz una bonita historia de amor. Que sus caminos, lejos de separarse, iban a juntarse aún más tras las controvertidas salidas de jugadores como Leo Messi y Antoine Griezmann en los últimos meses. Pero este Barça se ha acostumbrado a brindarnos giros de guion caóticos desde hace ya algunos años, por lo que cabía esperar que hubiera sorpresa con el francés: no ha renovado, no se prevé que lo haga y, cuando termine vinculación a finales de junio, hará las maletas con la carta de libertad.

Un divorcio en el que habría que preguntarse quién pierde más, tanto a nivel deportivo como económico. Sin duda Laporta y su parcela deportiva, empezando por Xavi Hernández, no están contentos con el desenlace de las negociaciones. Esperaban poder lograr la renovación de Dembouz, pero las desorbitadas peticiones económicas de su entorno lo han hecho imposible. El Barça se queda sin un futbolista que, a sus 24 años y con casi toda su carrera deportiva por delante, es uno de los atacantes más desequilibrantes del mundo.

Un tren que se escapa

Un jugador, eso sí, que tenía en el Barça la oportunidad de consolidarse en un ecosistema perfecto, convirtiéndose quizá en la gran estrella ofensiva del equipo a la espera de que Ansu Fati, si Dios quiere, se recupere de sus lesiones y vuelva a ostentar un nivel de estrella. En vez de aprovecharlo, El Mosquito hará las maletas rumbo a un club que todavía no se conoce, pero que probablemente sea uno de los Big Six de la Premier League.

Y la realidad es que, además de cobrar bastante más dinero del que ganaría en el Barça si renovase, el francés puede adaptarse perfectamente al juego frenético que se respira en Inglaterra, y que podría venirle como anillo al dedo por sus condiciones explosivas. Dembelé saldrá ganando económicamente si deja el club azulgrana, al menos a corto plazo. A nivel deportivo, la cosa está por ver. No hay que olvidar, además, que el FC Barcelona puede dejarle seis meses en la grada y que en diciembre se juega el Mundial de Qatar 2022. Si el galo quiere ganarse una plaza en la convocatoria de Deschamps, no lo tendrá fácil con ese hándicap de medio año vagando por el desierto.

Ousmane Dembelé, durante un partido con el Barça / EFE

Ousmane Dembelé, durante un partido con el Barça / EFE

Sensación agridulce en el Barça

En la otra cara de la moneda, el FC Barcelona pierde a su jugador más desequilibrante pero ganará, con total seguridad, más masa salarial para acometer un nuevo fichaje de relumbrón (¿Haaland?) el próximo verano. Habrá que ver si definitivamente deja a Dembelé seis meses sin jugar, sobre todo si consigue llegar hasta la final de la UEFA Europa League y necesita seguir sumando de forma imperiosa en Liga.

El Barça, eso sí, gana valor de imagen. Respeto por parte del resto de la plantilla. La certeza de que el nombre del club está por encima de cualquiera, y que si un futbolista no se ajusta a las condiciones económicas de la entidad, no se harán locuras para retenerle. Una jugada que a nivel deportivo saldrá bien o mal, pero que le acerca a una seriedad que se había perdido con las decisiones circenses de la junta de Bartomeu. Lo más probable es que ambas partes pierdan con la ruptura Barça-Dembelé. Pero... ¿quién será el más perjudicado? Lo veremos en los próximos meses.

 
Hoy destacamos