Universo Blaugrana

Rodrigo celebra un gol con el Valencia | EFE

Rodrigo celebra un gol con el Valencia | EFE

Semana decisiva para el fichaje de Rodrigo Moreno

En el Barça se ponen hasta el viernes de margen para cerrar la contratación de un nuevo delantero

Sergio Cabanelas @SCabanelas10

27.01.2020 17:49h

3 min

Al Barça se le acaba el tiempo. La secretaría técnica del club culé ya trabaja de cara a incorporar en este mercado de invierno un nuevo atacante para sustituir al lesionado Luis Suárez. El uruguayo se operó para resolver las molestias en su rodilla y no volverá en lo que queda de temporada. 

Lo que comportó que ahora el equipo azulgrana se vea obligado a recurrir al mercado para reforzar las posiciones ofensivas. Y es que Quique Setién no cuenta con un solo 9 puro en toda la plantilla. Messi y Griezmann pueden jugar de falso 9, pero Ansu Fati y Dembelé son claramente extremos. Además, la marcha de Carles Pérez a la Roma todavía les deja con menos opciones. 

Messi durante el partido del Barça en Mestalla / EFE

Messi durante el partido del Barça en Mestalla / EFE

Así, desde el conjunto catalán tienen en el punto de mira diferentes alternativas para reforzar a la delantera. El que suena con más fuerza ahora mismo, y con el que el Barça ya ha empezado a negociar es el atacante del Valencia, Rodrigo Moreno. No obstante, el mercado se cierra el próximo sábado por la noche, y desde el club se han puesto de margen hasta el viernes para cerrar la operación. 

Negociaciones paradas

Las negociaciones entre Barça y Valencia se han estancado en las últimas horas. Los culés ya cuentan con el OK del jugador, pero falta acabar de convencer al presidente del conjunto ché, Peter Lim. De momento, se está hablando de una cesión hasta final de temporada con opción de compra a final de esta. 

La directiva azulgrana busca una operación que sea sostenible para las arcas del club. Solo estarán dispuestos a hacer una gran inversión por el verdadero heredero de Luis Suárez, y a Rodrigo solo lo consideran un gran jugador para suplirle, pero no el delantero centro del futuro en el Barça. Más que nada porque el perfil del internacional español es muy diferente al del uruguayo, y no es el killer del área que se busca. 

Rodrigo celebra un gol con el Valencia | EFE

En este sentido, los catalanes han puesto la condición definitiva a los valencianistas: el eliminar la cláusula de compra a cambio de una compensación económica. Los culés no quieren comprometerse en quedarse al jugador en propiedad. También estaría sobre la mesa el incluir a futbolistas, como Abel Ruíz o Wagué, para llegar al acuerdo final. El viernes, fecha límite para que se produzca el traspaso. Y de forma unilateral, el club prepara una bomba en caso de que las negociaciones con Rodrigo acaben estancándose. 

Se prepara una bomba

Mientras siguen hablando de los supuestos acuerdos con el internacional español, el Barça se está moviendo también por si la operación no se acaba llevando a cabo. Y en este sentido, se trabaja en una supuesta bomba para los días finales del mercado de fichajes de invierno. 

Según apuntó Lluís Canut en RAC 1, antes del partido ante los valencianos habló con representantes del club, que le reconocieron que "se estaba preparando una bomba para esta semana". La lista de la secretaría técnica blaugrana es larga, y en las últimas horas estas informaciones podrían ir dirigidas a dos jugadores: Lautaro Martínez y Ben Yedder. 

Lautaro Martínez, en una acción con el Inter de Milán | EFE

Lautaro Martínez, en una acción con el Inter de Milán | EFE

El primero es el elegido por la cúpula culé para ser el heredero de Luis Suárez. El atacante del Inter de Milán es un perfil muy valido y muy joven (23 años),que se adaptaría a la perfección a los esquemas del equipo. Destaca su velocidad, su gran movilidad y su instinto goleador. Esta temporada ya lleva 16 goles en 26 partidos oficiales entre liga y Champions. El segundo conoce bien la Liga española, donde disputó tres temporadas con el Sevilla, y asegura mucho gol (es el pichichi de la Ligue 1). 

El problema de ambos futbolistas es su precio: el argentino tiene una cláusula de 111 millones de euros; y sobre el francés se habla de cifras que podrían llegar a los 80 millones. No sería la opción preferida de la secretaría técnica, que prefieren esperar a verano para cerrar una gran inversión. Pero lo que está claro es que el Barça necesita un delantero para el final de esta temporada y para el futuro, lo que podría obligar a acelerar esta bomba en el mercado de invierno. 

 
Hoy destacamos