Universo Blaugrana

Los jugadores del Valencia discutiendo una acción a Undiano Mallenco / EFE

Los jugadores del Valencia discutiendo una acción a Undiano Mallenco / EFE

Los señalados en la derrota del Barça contra el Valencia

La línea defensiva quedó retratada ante los contrataques valencianistas

Oriol Quintana

26.05.2019 09:50h

2 min

El Barça necesita reflexionar y pensar qué es lo mejor para volver a poner las bases a un equipo ganador. Tras la derrota en Sevilla, muchos aficionados pedían la dimisión del presidente y del entrenador, pero no deberían ser las únicas. Hay muchos jugadores de esta plantilla que parecen agotados física y mentalmente.

Ernesto Valverde sorprendió con un once de toque y sin mucha valentía. Coutinho y Arthur Melo, que recibían el alta médica horas antes de la final, entraban en el equipo inicial. Arturo Vidal y Malcom se quedaban en el banquillo esperando su oportunidad que llegó en el descanso.

La defensa retratada

La defensa de la final copera la formaban Semedo-Piqué-Lenglet-Alba. Parecía la mejor garantía para mantener a raya las ofensivas de los interiores -Guedes y Carlos Soler- y los delanteros -Rodrigo y Gameiro- ches. Ya en los primeros minutos de encuentro, un error del central francés dejaba a Rodrigo solo frente a Cillessen. Tras regatear al portero y disparar a portaría vacía aparecía Gerard bajo palos.

Alba, Piqué, Vidal y Messi celebrando el gol culé / EFE

Alba, Piqué, Vidal y Messi celebrando el gol culé / EFE

Esta no fue la última desconexión de la zaga defensiva. Gayá les cogió la espalda a Semedo y Roberto y puso un centro a placer a la frontal de la grande. Allí Gameiro remató a placer para hacer el 1-0 ante la contemplación de la dupla Piqué-Lenglet.

Jordi Alba, por su parte, se mostró muy incómodo durante la primera parte. Discutía a voces con el central catalán y salió claramente en la fotografía del segundo gol. Soler le ganaba la espalada, lo superaba por velocidad y ponía un centro perfecto para la llegada de Rodrigo. Segundo gol y tocaba remontar.

Sergi Roberto, descolocado

El de Reus fue una de las novedades del once, no por su titularidad sino por su posición en el verde. Ocupó el extremo derecho pero no pudo desbordar ni un momento. Hizo más Nelson Semedo llegando desde atrás que el 20.

Roberto y Lenglet lamentando un gol del Valencia / EFE

Roberto y Lenglet lamentando un gol del Valencia / EFE

En la segunda volvió a la posición donde lo hemos visto en los últimos años, el lateral derecho. Tampoco estuvo muy acertado, no pudo parar el correcalles propuesto por los valencianistas. Se espera que el curso que viene se incorpore al centro del campo, dejando el puesto de lateral a Wagué y Semedo.

Adiós amargo a Cillessen

Cillessen tuvo una despedida muy triste de la afición culé. Jugaba su último partido con el Barça ya que se irá este mercado en busca de más oportunidades. El holandés no estuvo fino en Ipurúa, el partido previo a la final, y tampoco demostró lo que es contra el Valencia. Dos disparos, dos goles aunque poco más podía hacer.

El ex del Ajax se queda sin el tres de tres en Copa del Rey. A sus 30 años está harto de ser suplente de Ter Stegen y sus actuaciones con los culés le abren varias posibilidades. La que parece que tiene todos los números de llegar a buen puerto es la del Benfica portugués.

Coutinho, en su línea

Philippe Coutinho era una de las novedades del once titular pero volvió a demostrar que el Barça le viene grande. Él y Messi eran los encargados de generar peligro y se le vio sin convicción y cometió errores impropios del Cou de Liverpool. Otro pésimo partido del brasileño.

Coutinho luchando un balón con Wass / EFE

Coutinho luchando un balón con Wass / EFE

En la segunda parte Malcom le pasó por encima. El joven de 22 años protagonizó la gran mayoría de ataques culés dejando a Coutinho -aún más- en segundo plano. Muchos aficionados piden su venta y parece que el club está de acuerdo. El partido de Sevilla puede ser su último encuentro como azulgrana.

 

Hoy destacamos