Universo Blaugrana

Una imagen de archivo de Sergi Roberto / EFE

Una imagen de archivo de Sergi Roberto / EFE

"Se lo han merendado en defensa" o Sergi Roberto vuelve a la mesa de debate

El centrocampista catalán evidencia que el lateral derecho no es su hábitat natural

Yago González

04.11.2018 11:42h Actualizado: 13.03.2020 14:53 h.

2 min

Sergi Roberto vuelve a la palestra. El lateral derecho del Barça volvió a evidenciar sus carencias defensivas en el partido contra el Rayo Vallecano. No estuvo acertado atrás, aunque enmendó sus errores desplegando un gran juego ofensivo que culminó la agónica remontada del Barça.

La reconversión del centrocampista a lateral derecho siempre ha sido objeto de debate. Se suponía que era un apaño temporal. Pero ahí se ha quedado. Sergi Roberto empezó a jugar en el lateral derecho la temporada 2015, de la mano de Luis Enrique. La lesión de Dani Alvés obligó al técnico a buscar un recurso de urgencia. Y lo encontró en el polivalente centrocampista catalán.

Sin embargo, Sergi Roberto se desempeñó muy bien en el carril derecho y empezó a cobrar protagonismo. Al año siguiente, con la marcha de Alves, el joven canterano quedó como el principal lateral derecho de la plantilla. La reconversión se hizo prácticamente definitiva. Desde entonces el club apenas ha vuelto a preocuparse por buscarle un sustituto. Se invirtieron 30 millones en Nelson Semedo, pero de momento no planta cara. Sergi Roberto se ha hecho dueño del carril derecho del Barça.

Carencias defensivas

Pero por mucho empeño que le pongo el jugador, ese no es su hábitat natural. Sergi Roberto presenta carencias demasiado flagrantes en defensa. Le cuesta posicionarse y en ocasiones es algo lento. Como ocurrió contra el Rayo Vallecano. Y así se lo recriminaron en las redes sociales. 

Álvaro García marcó el 2-1 aprovechando un grave despiste de la zaga azulgrana. La jugada llegó después de una pérdida de balón de Dembelé. Álvaro cazó un balón en el área tras rechazar el poste un primer remate de Raúl de Tomás y anotó a puerta vacía y sin oposición, ante la mirada impotente de Sergi Roberto. El azulgrana llegó tarde. Demasiado tarde.

Sergi Roberto enmendó su error asistiendo a Luis Suárez en el tercer gol del Barça. In extremis. Cuando el partido agonizaba y el líder estaba a punto de certificar un nuevo tropezón. La conexión Sergi Roberto-Luis Suárez fue clave.

Sergi Roberto celebra el gol de Luis Suárez / EFE

Sergi Roberto celebra el gol de Luis Suárez / EFE

El gol llegó en el minuto 90. Sergi Roberto lanzó un gran centro al segundo palo y Luis Suárez remató de primeras lanzándose al suelo para enviar el balón al fondo de la portería. Fue el 2-3 definitivo. De nuevo, el buen entendimiento entre el ariete uruguayo y el lateral derecho catalán fue determinante. Sergi Roberto ya le sirvió al charrúa dos de sus tres tantos contra el Madrid.

El debate está abierto

Sergi Roberto genera mucho juego en ataque. Es su gran virtud. Tiene una gran capacidad para llegar a la línea de fondo y centrar. O para servir un balón al pie prácticamente desde el medio campo. Sus proyectiles son de una precisión milimétrica. Pero su incontestable rendimiento ofensivo no tapa sus limitaciones en defensa. Sergi Roberto es un excelente centrocampista. En el lateral derecho se las arregla. Cumple con creces, incluso. Pero no es su hábitat natural.

 
Hoy destacamos