Universo Blaugrana

Sergi Roberto durante el partido del Barça contra el Dinamo de Kiev / FC Barcelona

Sergi Roberto durante el partido del Barça contra el Dinamo de Kiev / FC Barcelona

Sergi Roberto pasa por delante de Riqui Puig y Aleñá

El de Reus ocupó el doble pivote durante la segunda parte del Barça-Dinamo de Kiev

Oriol Quintana @urikingkat

05.11.2020 11:35h Actualizado: 05.11.2020 11:41 h.

2 min

Ronald Koeman sigue buscando la mejor tecla para que su FC Barcelona termine arrancando. Se crean muchas ocasiones a favor, pero no se materializan en gol y se acaban los encuentros sufriendo en exceso en defensa. De entrada, este miércoles ya vimos algún experimento como Frenkie de Jong haciendo de central junto a Gerard Piqué.

En la segunda parte también vimos algunos cambios remarcables. Con un Sergiño Dest que poco a poco se va afianzando en el lateral derecho, el entrenador hizo entrar a Sergi Roberto por Mirlem Pjanic a la hora de juego para que hiciera de doble pivote con Sergio Busquets. El equipo ganó en dinamismo e incluso el de Reus rozó el tanto.

Por delante de Riqui y Aleñá

La entrada del 20 es un mensaje claro y directo a dos canteranos que están en el punto de mira por su falta de oportunidades: Riqui Puig y Carles Aleñá. Prefirió reubicar al cuarto capitán, en las últimas temporadas especialista en la derecha, que confiar en los dos interiores.

Carles Aleñá durante el partido del Barça contra el Dinamo de Kiev / FC Barcelona

Carles Aleñá durante el partido del Barça contra el Dinamo de Kiev / FC Barcelona

Koeman no confía en los dos jóvenes canteranos para ocupar la posición del doble pivote. Parece que la cuarta opción --por detrás de De Jong, Busquets y Pjanic-- será Sergi Roberto. Es un perfil más de desgaste que de toque y responde a las peticiones que tiene el holandés para controlar el centro del campo.

Otro argumento que refuerza esa postura es que, cuando entró Carles Aleñá, el equipo cambió el sistema para controlar más el juego. En el minuto 83, se volvió al típico 4-3-3 con De Jong en el medio y el de Mataró y el de Reus en los interiores. Riqui Puig, por su parte, siguió sin tener minutos.

¿Posible cesión?

A los 22 años de Carles Aleñá y a los 21 de Riqui Puig, no se pueden permitir estarse un curso entero sin oportunidades. Ambos decidieron quedarse en el Camp Nou, aunque ya sabían que no contarían con muchas oportunidades. Si esto sigue en esta dinámica, no se puede descartar una cesión en invierno.

Queda claro que ya sea por desgaste, físico o estilo de fútbol; Koeman no les ve en el doble pivote. Los considera como interiores puros y mientras se mantenga el sistema 4-2-3-1 sus apariciones parecen que seguirán siendo fugaces. Ninguno de los dos ha salido de titular aún en esta temporada.

Riqui Puig en el entrenamiento previo al Alavés-Barça / FCB

Riqui Puig en el entrenamiento previo al Alavés-Barça / FCB

El calendario no para y los retos que vienen son exigentes y tampoco se esperan grandes rotaciones. El próximo fin de semana reciben al Real Betis, un conjunto que siempre les pone en ciertos apuros, y después de la jornada de selecciones el rival será el Atlético de Madrid de Luis Suárez. 

 
Hoy destacamos