Universo Blaugrana

Una foto de Sergi Roberto durante un partido del Barça / EFE

Una foto de Sergi Roberto durante un partido del Barça / EFE

Sergi Roberto tiene un problema en el Barça

El de Reus ha perdido protagonismo en los últimos encuentros

Pau Beya Acero @pbeya96

13.02.2019 21:22h Actualizado: 15.02.2019 10:40 h.

2 min

Por primera vez en mucho tiempo Sergi Roberto ve peligrar su titularidad en el FC Barcelona. El paso adelante que ha dado Nelson Semedo esta temporada ha propiciado que el de Reus pierda el estatus de indiscutible que tanto le había costado lograr. La batalla entre el catalán y el portugués por un puesto en el once va cada día a más.

El ex del Benfica se ha rehecho de su mala primera temporada y se ha convertido en una opción real para Ernesto Valverde. A su gran fiabilidad defensiva se ha sumado recientemente una mayor confianza en ataque. Algo que confirmó con su primer gol con la camiseta azulgrana en Montilivi hace tan solo unas semanas.

Los jugadores del Barça celebran el gol de Nelson Semedo frente al Girona / EFE

Los jugadores del Barça celebran el gol de Semedo ante el Girona / EFE

Mientras Semedo mejora Roberto retrocede. A lo largo de esta campaña se ha mostrado endeble atrás y su enorme potencial ofensivo ya no le sirve para justificar la titularidad. Sus errores le costaron dos puntos al FC Barcelona ante el Valencia y desde ese encuentro parece que es el portugués el preferido del Txingurri.

Ante el Real Madrid, Semedo

La suplencia del de Reus en el clásico copero del pasado miércoles 6 de febrero sorprendió a propios y extraños. Por primera vez en mucho tiempo se quedaba en el banquillo en un duelo ante el eterno rival. Ernesto Valverde confió en Semedo y el portugués, como ha hecho a lo largo de la temporada, respondió. 

Frenó a Vinicius en ataque y además le obligó a trabajar en defensa. Fue uno de los futbolistas que más peligro produjo en el clásico y formó junto a Malcom una dupla que aún trae pesadillas a Marcelo. El ex del Benfica solo sufrió en los últimos diez minutos con las constantes internadas de Marcelo Bale y la escasa ayuda de Arturo Vidal.

Nelson Semedo defendiendo a Gareth Bale / EFE

Nelson Semedo defendiendo a Gareth Bale / EFE

En San Mamés llegó el segundo toque de atención para RobertoJordi Alba no podía disputar el encuentro por sanción y uno de los dos laterales derechos debía ocupar el carril zurdo. El de Reus lo había hecho una semana antes contra el Valencia, y quizás por eso el Txingurri prefirió ubicar al portugués en la izquierda. No fue el mejor partido de Semedo, que tuvo que lidiar con el hándicap de tener que jugar a pierna cambiada durante los 90 minutos.

Wagué y Emerson también presionan

Nelson Semedo no es el único contrincante de Sergi Roberto para el puesto de lateral derecho. Moussa Wagué, que fichó por el FC Barcelona el pasado verano, está completando grandes actuaciones con el filial y ha empezado a llamar a la puerta del primer equipo. El senegalés brilló en el pasado Mundial de Rusia y el club apuesta por él para ocupar el carril diestro en un futuro.

Una foto de archivo de Emerson en un partido con el Atlético Mineiro

Una foto de archivo de Emerson / EFE

Además hay que tener en cuenta a Emerson. La entidad azulgrana pagará 12 millones de euros al Atlético Mineiro y el brasileño se incorporará a la disciplina del equipo catalán a partir del próximo 1 de julio. Estará cedido hasta final de temporada en el Real Betis, de manera que se podrá seguir muy de cerca su evolución.

¿Vuelta a los orígenes?

La alternativa para que Sergi Roberto siga triunfando en el Barça podría pasar por el centro del campo. Ante esta amplia nómina de laterales derechos, el de Reus podría recalar en la medular para dar descanso a Busquets o para jugar en el interior derecho en caso de que se vaya Rakitic y no llegue Rabiot.

La situación que atraviesa Sergi Roberto en el FC Barcelona no es nada fácil. Por condiciones físicas, Semedo, Wagué Emerson son mucho más apropiados para el lateral derecho. La opción para continuar siendo importante puede ser volver a la posición en la que precisamente no pudo triunfar unos años antes: el centro del campo.

 
Hoy destacamos