Universo Blaugrana

Sergiño Dest en una acción contra el Cádiz / FC Barcelona

Sergiño Dest en una acción contra el Cádiz / FC Barcelona

Sergiño Dest, el único defensa que no quedó retratado en Cádiz

El lateral estadounidense sigue progresando bien con el Barça

Oriol Quintana @urikingkat

06.12.2020 12:01h Actualizado: 06.12.2020 12:06 h.

1 min

El FC Barcelona pinchó este sábado contra el Cádiz (1-2) en el Ramón de Carranza. Los errores individuales en la parcela defensiva marcaron el trascurso del partido. La última línea salió en la foto de los dos goles de los gaditanos con la excepción de Sergiño Dest, que sumó en ataque y rindió en defensa.

El lateral se incorporó muy bien a campo rival y ejerció más de extremo que de defensa. Ante un equipo que proponía un embudo por dentro, el estadounidense y Jordi Alba fueron los únicos capaces de abrir el campo y generar espacios por fuera, mientras Antoine Griezmann y Philippe Coutinho iban por dentro.

Dest regateó, se ofreció e incluso tuvo el gol en sus botas en el minuto 72. Un buen pase vertical lo dejó solo mano a mano contra Jeremías Ledesma, pero su disparo con la pierna izquierda salió desviado. Incomprensiblemente, en el 77, en su lugar entró Francisco Trincao, un extremo puro.

Sobre la sustitución que a muchos sorprendió, Ronald Koeman comentó sobre el ex del Ajax que “lo he sustituido por Trincao para aportar más energía en la banda derecha”. Lamentablemente, el portugués tampoco tuvo su día y apenas aportó en las acciones ofensivo.

Los otros tres, retratados

Los compañeros de defensa salieron en la foto de los dos goles. Primero, Óscar Mingueza en el minuto 8 remató a su propia portería un córner del Cádiz. Marc-André Ter Stegen salvó el tanto, pero Álvaro Giménez sobre la línea de gol, no falló. El canterano fue sustituido en el descaso para dar entrada a Pedri González.

En la segunda parte llegó la jugada de risa. Jordi Alba sacando de banda le pasaba el eférico a Clement Lenglet, que tenía muy cerca a Álvaro Negredo. Éste, incomprensiblemente, la dejaba pasar ante la amenaza del delantero, y terminaba en los pies del portero alemán, pero ya era demasiado tarde. El ex del Sevilla le robaba el balón y marcaba a puerta vacía.

Mingueza quejándose de una acción contra el Cádiz / EFE

Mingueza quejándose de una acción contra el Cádiz / EFE

Dos errores, dos goles. Algo que no se puede permitir el Barça si quiere volver a lo alto de la Liga. “Me cuesta pensar que en otros equipos donde he entrenado nos hayan marcado goles así”, comentó el entrenador visiblemente dolido por la actitud y la falta de concentración de sus jugadores.

 
Hoy destacamos