Universo Blaugrana

Quique Setién con Sarabia y Junior Firpo en el Barça-Nápoles de Champions League / FC Barcelona

Quique Setién con Sarabia y Junior Firpo en el Barça-Nápoles de Champions League / FC Barcelona

Setién, asustado: cambios mínimos pese al cansancio acumulado

El Barça solamente hizo dos cambios de los cinco que permite la Champions League

Oriol Quintana @urikingkat

09.08.2020 12:47h Actualizado: 09.08.2020 12:51 h.

2 min

Quique Setién será una semana más entrenador del FC Barcelona como mínimo. El cántabro logró clasificar a su equipo para cuartos de la Champions League contra el Nápoles (3-1). Firmaron un partido serio, demostrando la gran pegada, aunque hubo momento en que los visitantes rondaron el gol.

El planteamiento del cuerpo técnico fue claramente conservador. Apostó por las vacas sagradas dejando en el banquillo a aquellos jóvenes que rindieron bien en las últimas jornadas ligueras. Riqui Puig y Ansu Fati esperaban su oportunidad y entraban en su lugar Antoine Griezmann e Ivan Rakitic.

Ambos fueron de más a menos durante el partido. Muy participativos en la primera parte, aunque sin gran éxito, y en el segundo tiempo dieron un bajón físico. Queda claro que no están en el mejor estado físico sus carreras y que necesitan dosificarse.

Dos cambios de cinco

En esta nueva Champions League los equipos pueden realizar hasta cinco cambios en un mismo partido, una ventaja para equipos con plantillas competitivas largas. El Barça, en cambio, se enfrentaba al Nápoles con 13 fichas del primer equipo y nueve del filial. No estaban ni Busquets, Arturo Vidal, Arthur, Umtiti o Dembelé y solamente se hicieron dos cambios

Monchu haciendo su debut en el Barça-Nápoles de Champions / FC Barcelona

Monchu haciendo su debut en el Barça-Nápoles de Champions / FC Barcelona

En el minuto 84 se produjo el primer cambio, con el equipo agotado físicamente. Salió Antoine Griezmann, habiendo firmado otro partido gris, y entró en su lugar Monchu, centrocampista y capitán del Barça B que debutaba en Europa. Cambio claramente defensivo. Ansu Fati, quien hubiera sido el recambio habitual, se quedaba en el banquillo sin tener minutos.

El segundo y último cambio fue Junior Firpo por Luis Suárez en el 93, otro cambio de corte defensivo. La presencia del lateral andaluz confirmaba el cambio de sistema para evitar las acciones de los italianos: del 4-3-3 al 4-5-1, con solamente Leo Messi en la punta de ataque. Otro día más que Quique Setién prefiere terminar defendiendo.

Rakitic, 90 minutos y KO

Sorprendió que Ivan Rakitic disputara todo el partido sin darle descanso. Estuvo muy activo durante la primera parte y en la segunda dio un bajón evidente. Ya no era capaz de aguantar los contragolpes del Nápoles y sus errores individuales aparecieron con el cansancio. La sustitución por Riqui Puig no llegó.

 
Hoy destacamos