Universo Blaugrana

Piqué y Sergi Roberto sufren en defensa contra el Sevilla / EFE

Piqué y Sergi Roberto sufren en defensa contra el Sevilla / EFE

El Sevilla aprovecha el regalo de Valverde y deja al Barça tocado de muerte

Los andaluces pasan por encima de un Barça mediocre y sin pegada y de nuevo tendrán que remontar en el Camp Nou para seguir vivos

Claudia Granja @c_granjafranch

23.01.2019 23:22h

3 min

Nuevo experimento de Ernesto Valverde y resultado difícil, pero que no quita todavía da esperanzas para la vuelta. El Txingurri lo dejó claro con su once inicial: la Copa importa, pero no es la prioridad. El técnico extremeño volvió a apostar por un once rompedor, pero de garantías, aunque muchas dudas en ataque dada la falta de minutos de Malcom y el debut de Boateng.  

Once jugadores de experiencia, con una estrategia clara: Semedo a banda cambiada para detener a Navas, objetivo que cumplió con creces hasta que el andaluz se lesionó, control y posesión en la medular con Arthur y Rakitic y Arturo Vidal box to box. Faltó la magia de Messi y la garra de Suárez, pero el Barça no ofreció una mala imagen, al menos en la primera parte. 

El Sevilla, entregado

El Barça no mordió, le faltó velocidad y pegada ofensiva y el Sevilla poco a poco –y en volandas con una afición que reclamó todas las jugadas polémicas– se hizo con el partido tras los primeros 20 minutos de tanteo y respeto mutuo. Avisó en varias ocasiones por medio de Ben Yedder, pero el delantero sevillista falló y Malcom replicó. Tuvo el primero en sus botas, pero erró en la definición tras completar lo más difícil a pase de Arthur

Fue la última y única, ocasión clara del Barça en la primera parte. El descanso llegó y los hombres de Valverde dejaron las ideas y la competitividad en el vestuario. Los de Pablo Machín se comieron en intensidad y juego a los azulgranas y el gol, que habían cocinado a fuego lento, llegó. Sarabia puso el 1 a 0 en el marcador en el 58 tras una jugada de Promes, para dar vida y aliento al conjunto local. 

Recurso obligado

Consciente del marcador en contra, Valverde recurrió a los de siempre. Suárez y Coutinho ingresaron al verde tras el tanto sevillista y el equipo dio un paso al frente. La entrada del uruguayo –que sustituyó a Boateng– tuvo efecto inmediato. Mayor presencia en área contraria, pero sin fortuna. Coutinho entró por su compatriota Malcom, pero tuvo menor suerte. 

Una foto de Malcom durante el partido frente al Sevilla de cuartos de Copa del Rey / EFE

Una foto de Malcom durante el partido frente al Sevilla de cuartos de Copa del Rey / EFE

Perdió un esférico que acabó en el fondo de la portería de Cillessen tras la pasividad de la defensa. Ben Yedder, negado en dos ocasiones anteriores, puso fin a su mala racha personal frente a los catalanes marcando su primer tanto con dedicatoria especial para Emilio Sala, desaparecido en un vuelo rumbo a Cardiff.

Sin puntería

Como ocurrió en la ida frente al Levante, el Sevilla pudo aumentar la distancia en el luminoso para sentenciar la eliminatoria. Los azulgranas pusieron el miedo en el cuerpo a los de Machín, pero sin puntería. Se volcaron en ataque y dejaron las espaldas de la defensa descubiertas algo que, afortunadamente, el Sevilla no supo aprovechar. 

Una foto de Ernesto Valverde durante el partido frente al Sevilla en el Sánchez Pizjuán / EFE

Una foto de Ernesto Valverde durante el partido frente al Sevilla en el Sánchez Pizjuán / EFE

Ernesto Valverde, obligado a rotar, arriesgó demasiado y fracasó. De nuevo, vuelve a pone deberes a Messi en el Camp Nou para remontar una eliminatoria que, desde el respeto, no será contra el Levante. El equipo fue el de casi siempre, priorizando el control del balón, pero apenas hubo juego entre líneas como tampoco verticalidad. Faltó esa chispa que solo es capaz de imprimir Leo Messi, que este miércoles, volvió a quedarse en casa.

Debut prometedor de Prince Boateng

Kevin-Prince Boateng lo dejó claro en su presentación: "No veo el momento de jugar en este equipo". Deseo cumplido. Valverde decidió darle entrada de inicio pese a la falta de rodaje. Tan solo un entrenamiento, y la necesidad de dar descanso a Suárez, bastaron para que el delantero ghanés disputara su primer encuentro oficial con la elástica azulgrana. Una hora, hasta que el Sevilla se adelantó en el marcador, fue el tiempo que el Txingurri le dio para presentarse ante el barcelonismo

Una foto de Boateng en su debut frente al Sevilla / EFE

Una foto de Boateng en su debut frente al Sevilla / EFE

Una presentación que pese al resultado, dejó muy buenas sensaciones. Apenas perdió balones, retuvo el balón de espaldas a los centrales como nueve de referencia y no bajó los brazos en ninguna acción. Todos los duelos en los que estuvo implicado acabaron en posesión azulgrana. No ha venido a ser titular, pero apunta a ser un suplente de garantías. 

 

Hoy destacamos