Universo Blaugrana

Leo Messi luchando un balón con Fernando / EFE

Leo Messi luchando un balón con Fernando / EFE

La sorprendente presión defensiva de Messi contra el Sevilla

El argentino celebró el tanto de Gerard Piqué con gran euforia

Oriol Quintana @urikingkat

04.03.2021 11:06h Actualizado: 04.03.2021 11:08 h.

1 min

El FC Barcelona volverá a disputar esta temporada una nueva final. Después de vencer al Sevilla por 3-0 irán a La Cartuja a por otra Copa del Rey. Con la gran actuación del colectivo, muchos aficionados se preguntan si realmente será la última de Leo Messi como capitán del equipo.

Al argentino se le vio enchufado al encuentro desde el primer momento, entregado a la causa y con ganas de firmar la gesta. Nada que ver con la apatía que puede mostrar en alguna ocasión. Aunque no estuvo muy acertado, intentó liderar las ofensivas culés y no bajó los brazos en ningún momento.

Leo Messi rodeado de jugadores del Sevilla / FC Barcelona

Leo Messi rodeado de jugadores del Sevilla / FC Barcelona

Defensivamente, también se le vio comprometido. Realizó dos acciones muy intensas para recuperar los balones. Incluso él y Dembelé se sacrificaron en favor del colectivo. La primera del argentino llegó en el minuto 22 ayudando a Sergiño Dest con Marcos Acuña. Luchó el balón y forzó la falta. No podía progresar y no progresó el lateral hispalense.

Pocos minutos después, en el 38 volvió a intervenir lanzándose al suelo con una segada para cortar otro balón que podía ser peligroso. Messi no solo quería sumar en ataque, sino que era más consciente que nunca que un gol en contra dejaba al Barça en una situación muy complicada.

¿El gol de la renovación?

Si hay una imagen que se ha hecho viral del astro argentino fue en el gol de Gerard Piqué en el tiempo añadido. Fue él quien centró desde el saque de esquina el balón que caería a los pies de Antoine Griezmann. Cuando el central marcó fue a celebrarlo a la banda del banquillo con sus compañeros.

Leo Messi, que regresaba de golpear el córner, empezó a saltar y lanzó varios puñetazos en el aire con gesto de alegría. Cuando llegó a sus compañeros se fundió en un abrazo con el 3. Una imagen --acompañada de una gran actuación colectiva-- a la que muchos culés se agarran para pensar en una posible renovación.

 
Hoy destacamos