Universo Blaugrana

Abidal y Messi, abrazados en 2012 y rodeados de Piqué y Puyol / ARCHIVO

Abidal y Messi, abrazados en 2012 y rodeados de Piqué y Puyol / ARCHIVO

Las tensiones de Messi con Abidal vienen de lejos

El astro argentino ya mandó un recado al secretario técnico en octubre que pasó desapercibido

Víctor Malo @VMalo8

05.02.2020 09:24h Actualizado: 13.07.2020 08:09 h.

2 min

La nueva guerra que hierbe en los aledaños del Camp Nou ha pillado a más de uno por sorpresa. Si bien es obvio que la planificación deportiva, especialmente durante este mercado de invierno, no ha sido la mejor, nadie se esperaba que Leo Messi fuese a estallar, precisamente, contra su excompañero de vestuario Eric Abidal, ahora secretario técnico del club.

Sin embargo, Culemanía ha podido saber que la relación entre ambos no era la mejor posible desde hace algún tiempo. Las distintas decisiones fallidas del área deportiva y la vinculación de las mismas, en muchos casos, al vestuario es lo que ha provocado un nuevo arrebato de ira de Lionel Andrés Messi Cuccittini, la estrella y gran símbolo del Barça actual.

El astro argentino se manifestó ágil y letal, como suele hacer sobre el terreno de juego, para desautorizar a Abidal con un mensaje a través de las redes sociales. Pocas veces el genio rosarino es tan contundente contra una personalidad de la cúpula y, cuando lo es, suele ser sinónimo de que esa persona tiene fecha de caducidad en el Barça.

El origen del cabreo de Messi 

El principal motivo que encendió la mecha de Messi fue la insinuación de Abidal en declaraciones recogidas por el diario Sport para justificar el despido de Valverde: “Muchos jugadores no estaban satisfechos ni trabajaban mucho y también había un tema de comunicación interna”.

En efecto, queda patente que la comunicación interna no ha sido la mejor. Messi quería dejar claro que nunca pidió el despido de Valverde, por mucho que cuando le preguntaron por el técnico en la rueda de prensa posterior a la derrota contra el Atlético en la Supercopa de España, tampoco se manifestó de manera muy contundente a su favor.

Pero las rencillas venían de lejos y una que pasó desapercibida en octubre cobra ahora mucha más relevancia. En una entrevista concedida también para el Sport que parece ser el elegido por el delantero antes que Mundo Deportivo para manifestarse–, le preguntaron a Messi sobre el posible fichaje de su amigo Carles Puyol.

Guiño a Puyol; feo a Abidal 

En su respuesta, Messi pudo haber sido políticamente correcto y rendirse a la figura de Puyol dando a entender que siempre será bien recibido. Pero fue más allá y aprovechó para valorar los cambios frecuentes en la secretaría técnica de una forma que entonces pasó inadvertida y ahora cobra relevancia.

Sería bueno para el club que hubiera una estabilidad y no tantos cambios en la estructura deportiva. Puyol sería ideal como secretario técnico”, zanjó Messi. El crack culé estaba asegurando que su amigo Puyol podría ser un gran fichaje para ocupar el cargo que ya en ese momento ostentaba Eric Abidal.

Posiblemente, desde la lejanía, se puede interpretar que Messi ya había advertido que Abidal no estaba preparado para el cargo. El tiempo, especialmente durante este mercado de fichajes de invierno, le ha dado la razón.

El capítulo con Xavi 

Otro aspecto que tampoco ha gustado a Messi es el trato que Abidal ha dispensado a Xavi Hernández al desmentir una oferta que todo el mundo dio por sentada y retando al de Terrassa a que la hiciera pública. Algo impropio, también, entre dos antiguos compañeros de vestuario: “No hubo oferta. Si él la tiene, que la enseñe porque no la he visto”.

Xavi Hernández y Leo Messi / Agencias

Xavi Hernández y Leo Messi / Agencias

Si bien Messi pudo tener una buena relación en el pasado con Abidal, siempre ha tenido una debilidad especial por Puyol y Xavi, los líderes espirituales del Barça que le llevó a ganarlo todo, artífices de un vestuario unido como una piña. Cargar contra Xavi cuando desde el propio club se reconoció la existencia de la oferta, tampoco ayuda.

 
Hoy destacamos