Universo Blaugrana

Los jugadores del Barça celebrando el triunfo de este miércoles en el Bernabéu / EFE

Los jugadores del Barça celebrando el triunfo de este miércoles en el Bernabéu / EFE

Los tres pesos pesados del Barça que se reivindican en el clásico

El partido contra el Real Madrid de este miércoles sirvió para disipar las dudas sobre su rendimiento

Oriol Quintana @urikingkat

28.02.2019 11:59h Actualizado: 28.02.2019 12:04 h.

2 min

Los blaugranas superaron este miércoles al Real Madrid con facilidad (0-3). No estuvieron muy finos ofensivamente pero consiguieron marcar tres dianas en el Santiago Bernabéu. Ousmane Dembelé y Luis Suárez guiaron al equipo a la final del Copa del Rey del Benito Villamarín.

Todos los focos se dirigían a Leo Messi pero hubo otros compañeros que cogieron las riendas del equipo. Desde la defensa Gerard Piqué y Clément Lenglet se mostraron muy seguros. No olvidar a Marc-André ter Stegen que fue, un día más, clave para el Barça.

En el centro del campo se impuso el pausado ritmo de Sergio Busquets e Ivan Rakitic para no convertir el partido en un correcalles. Delante, el francés y el uruguayo desquiciaban en la segunda parte una línea defensiva que terminó pidiendo la hora.

Suárez vuelve a hacer de las suyas

Como ya hizo en el partido liguero del Camp Nou –donde marco un hat trick–, Luis Suárez volvió a ser decisivo. No se mostró nada cómodo en la primera mitad pero en la segunda parte encontró su sitio colocándose entre central y lateral. Marcó dos goles y solo Varane, marcándose en propia puerta, pudo evitar que se llevara el balón a casa.

Una foto de Luis Suárez y Ousmane Dembelé celebrando un gol en el Santiago Bernabéu / EFE

Una foto de Luis Suárez y Ousmane Dembelé celebrando un gol en el Santiago Bernabéu / EFE

Al Pistolero no se le pude dar nunca por muerto. No estaba en su mejor momento pero en las grandes citas no acostumbra a fallar. El de 32 años llevaba cinco partidos sin ver portería y en una semana –encontrando el gol en el Sánchez Pizjuán (2-4)– ha marcado tres goles en dos partidos y ha rozado el hat trick.

La secretaría técnica blaugrana tendrá trabajo para encontrar a un delantero centro que mantenga los registros goleadores del charrúa. Pocos de los nombres que suenan tienen un instinto tan voraz como Suárez. Los próximos años se prevén duros con el nuevo nueve.

Busquets y Rakitic, imponiendo su ley

Los partidos locos de idas y venidas no ayudan al estilo de juego de Sergio Busquets e Ivan Rakitic. El de Badia del Vallès y el croata consiguieron imponer su juego pausado en el primer tiempo y acelerarlo en el segundo. Fueron los jugadores blaugranas que más balones recuperaron y son el auténtico termómetro del equipo.

Tras el descanso configuraron un doble pivote con Dembelé y Roberto abiertos a banda. Un cambio táctico que facilitó el juego en la espalda del lateral por donde llegaron los dos primeros goles del equipo. Tampoco tuvieron ningún problema para parar las discretas ofensivas de Toni Kroos y Luka Modric en área rival.

Ivan Rakitic sacándole un balón a Lucas Vázquez / EFE

Ivan Rakitic sacándole un balón a Lucas Vázquez / EFE

Cuando más se prevé el relevo de Busquets y Rakitic mejor rinden. Son los dos jugadores más utilizados por Ernesto Valverde y este miércoles demostraron por qué. El croata apunta al Inter pero o ha dicho su última palabra, si sigue rindiendo así empezarán las dudas sobre mantenerlo un año más. Frenkie de Jong, este seguro que estará, tendrá trabajo para relevar a los dos centrocampistas.

 
Hoy destacamos