Universo Blaugrana

Leo Messi en la acción del Barça contra el Granada / EFE

Leo Messi en la acción del Barça contra el Granada / EFE

La nueva ubicación de Messi con Quique Setién

El astro argentino se ubicó en el centro del ataque y volvió a ser decisivo un día más

Oriol Quintana @urikingkat

20.01.2020 10:50h Actualizado: 20.01.2020 14:18 h.

2 min

Leo Messi volvió a ser otro día más determinante. Contra el Granada, fue el autor del único gol del partido tras una gran combinación del Barça. El argentino se mostró muy participativo y obtuvo el premio cuando más apurado se mostraban los locales para sacar el partido adelante.

En la estrena de Quique Setién, el 10 regresó a una posición que ya conoce bien. Se ubicó como falso delantero centro, prácticamente mediapunta, junto a Antoine Griezmann, normalmente un poco más avanzado. Cuando los culés atacaban, el 4-3-3 se convertía en un 3-5-2 con Ansu Fati en la derecha bien abierto y Jordi Alba en la izquierda. Eso daba libertad total a la dupla de atacantes.

De vuelta al centro

El argentino y el galo actuaron por el medio del ataque contra el Granada. El ex del Atlético de Madrid fijaba más la marca de los defensas mientras que al rosarino se le abría la posibilidad de bajar a recibir el balón y combinar con los centrocampistas. Esto se puedo ver durante todo el partido.

En el primer tiempo se mostró más vertical, buscando siempre a uno de sus mejores aliados, a Jordi Alba. Tras el descanso y con la salida de Riqui Puig, apostó por la combinación en corto y el acecho mediante pases a la portería de Rui Silva, hasta que llegó el gol de los locales.

Aunque en rueda de prensa, Quique Setién comentó que este sistema puede tener modificaciones y que no será el único que pondrá en práctica, el resultado fue óptimo: se atacó el arco del Granada -disparando 18 veces- sin perder el control del balón -con un 82,6% de posesión-.

Recordando la figura de ‘falso nueve’

Leo Messi recordó este domingo la figura de falso nueve que ocupó durante la etapa de Pep Guardiola. La movilidad del argentino descuadra los esquemas de los rivales. Contra el Granada, los laterales estaban fijados con Fati y Alba mientras que Griezmann y el 10 se movían libremente.

Riqui Puig celebra el gol de la victoria / EFE

Riqui Puig celebra el gol de la victoria / EFE

Este sistema obligaba a los centrales a dudar sobre si saltar a la presión o esperar a que llegara el peligro. Esa duda da una oportunidad de lujo al argentino para decidir la mejor opción. Se vio en las constantes combinaciones con el lateral izquierdo -este domingo, más extremo- o sus intentos de disparo desde fuera del área.

Una opción a Suárez

Muchos ya contemplaban la figura de falso delantero centro como sustituto a la figura de Luis Suárez, que será baja para los próximos cuatro meses. Con el uruguayo, esta formación sería menos sorprendente y más estática. Se trata de un delantero más fijo y con no tanto movimiento entre líneas como Griezmann.

Difícilmente esta sea la única formación que veremos en los próximos días. Contra el Ibiza en Copa del Rey, el próximo miércoles a las 19 horas, se puede poner en práctica otro sistema con diferentes referencias ofensivas. Podrían tener minutos los menos habituales, incluso jugadores del filial. 

 
Hoy destacamos