Universo Blaugrana

Gerard Piqué, en un calentamiento con el Barça | EFE

Gerard Piqué, en un calentamiento con el Barça | EFE

La última polémica de Piqué que cuestiona el código interno del vestuario del Barça

Futbolistas como el central catalán, Arthur o Dembelé están incumpliendo el protocolo de comportamiento del club

Sergio Cabanelas @SCabanelas10

15.07.2020 00:21h Actualizado: 15.07.2020 00:42 h.

2 min

Gerard Piqué vuelve a ser noticia, y no por sus actuaciones en el terreno de juego. El central catalán protagonizó una nueva polémica, después de escaparse durante su día de descanso al Pantano de Sau, junto a su familia. Hasta aquí, todo correcto. No obstante, el incendio se formó después de que publicase en sus redes un vídeo practicando wakesurfing, una disciplina deportiva que consiste en surfear las olas que genera una lancha aerodinámica y rápida, y que podría haber puesto en juego su físico

La escapada de Arthur hace unos meses a Andorra, cuando se estaba recuperando de una lesión; o la ausencia de Dembelé a algunos entrenamientos sin avisar, son otros de los ejemplos que demuestran que los jugadores prácticamente ya no respetan el códido interno del vestuario. Un protocolo de comportamiento, creado por Pep Guardiola a su llegada al banquillo, que ha ido perdiendo fuerza durante los últimos años. 

Sin señales de vida del código interno

Este código interno fue instaurado por el de Santpedor en 2008, con el objetivo de controlar a sus jugadores, y poner orden al barullo total que se había vivido en la última temporada de Frank Rijkaard al frente del equipo. Un documento plasmado por Txiki Begiristain, y la directora general en aquellos momentos, Anna Xicoy, y que se entregó a todos los futbolistas. Entre otras cosas, se prohibía la práctica de deportes que implicarán un mínimo riesgo o llegar como mínimo, una hora antes al entrenamiento

Esta estrategia funcionó a la perfección durante la etapa de Guardiola en el Barça, donde consiguió un evidente sacrificio y responsabilidad por parte del vestuario. No obstante, ha ido perdiendo fuerza durante los años. Con el Tata Martino, ni siquiera se utilizó. 

Guardiola, enfadado con Messi en su etapa en el Barça | EFE

Guardiola, enfadado con Messi en su etapa en el Barça | EFE

Mientras que con la llegada de Ernesto Valverde, se pasó al sentido común. Sin castigos ni sanciones. En caso de algún problema, diálogo. Una fórmula que funcionó durante los dos primeros años, pero que acabó por desgastarse. Y los jugadores se hicieron con el poder absoluto del vestuario. 

El carácter conciliador de Setién no ha traído de vuelta este código interno. Y Piqué es el que más lo está aprovechando. A esta escapada para hacer wakesurfing, hay que añadir también la llegada al choque contra el Espanyol en una bici eléctrica, sin casco, y por el medio de la ciudad. Tres temeridades que seguramente, hace unos años, le podrían haber costado una importante sanción por parte del club. No obstante, todo se quedó en una simple anécdota. 

Sacrificio y responsabilidad, sinónimo de éxitos

Tras la marcha de Pep del FC Barcelona, hay que destacar que solo otro entrenador apostó de forma exigente por su código interno. Fue Luis Enrique. De hecho, Lucho fue incluso más allá, apostando por un sistema de multas mucho más severo y contundente. 

Por poner un ejemplo, los jugadores tenían que firmar en un papel cuando llegaban a la Ciutat Esportiva, este papel lo recogía el delegado una hora antes de empezar la sesión, quien no estaba en el papel pasaba directamente a la nómina de sanciones, con una multa inicial de 200 euros. Esta cifra se iba multiplicando exponencialmente si se repetían los descuidos. 

Luis Enrique, dando instrucciones a Neymar y Busquets | EFE

Luis Enrique, dando instrucciones a Neymar y Busquets | EFE

Sin embargo, hay que destacar que los mayores éxitos de la historia reciente del Barça, fueron a las órdenes de Guardiola y Luis Enrique, que reclamaron en todo momento sacrificio y responsabilidad. Comportarse como profesionales, tanto dentro como fuera del terreno de juego. Con ellos, llegaron los dos únicos tripletes del club. Ahora, este código interno está desfasado, y los títulos no acaban de llegar. Lo que demuestra que algo segurarmente sí tendrá que ver. 

 
Hoy destacamos