Universo Blaugrana

La sombre de Ernesto Valverde en la sala de prensa y el cuchillo en la garganta / EFE

La sombre de Ernesto Valverde en la sala de prensa y el cuchillo en la garganta / EFE

Valverde abandona muy tocado el Camp Nou

El entrenador del Barça estaba abatido tras la dura derrota contra el Betis

Víctor Malo @VMalo8

11.11.2018 23:11h

3 min

Cabizbajo. Desorientado. Abatido. Con este posado se presentó Ernesto Valverde en la sala de prensa del Camp Nou tras el batacazo sufrido contra el Betis (3-4). Con ese aspecto mermado abandonó el coliseo azulgrana para marchar a casa. Estaba tocado. 

El FC Barcelona recibió su propia medicina a cargo del doctor Quique Setién, un técnico que apuesta por el fútbol de ataque y desnudó al conjunto azulgrana jugando de tú a tú.

El entrenador santanderino tomó prestado el manual de Johan Cruyff para aplicarlo en su casa con maestría. Tanto, que durante el primer tiempo el Betis abusó del Barça (0-2), convertido en una mala copia de su mejor versión.

Aunque el cuadro azulgrana reaccionó con orgullo en la segunda mitad, guiado por un Arturo Vidal que ofreció la verticalidad de la que a veces adolece Arthur, la mala fortuna pasó factura. Ter Stegen en un error impropio posibilitó el triunfó bético cuando mejor estaban los blaugrana.

Victoria por la posesión estéril 

La posesión estuvo muy discutida todo el partido, siendo superior para el Barça por poco en el primer tiempo (54%) y en el global del encuentro (55%). Sin embargo, fue el Betis quién mejor uso hizo del balón cuando lo tuvo para romper diversos registros históricos.

El Barça llevaba 42 jornadas sin perder en el Camp Nou, tras caer contra el Alavés (1-2) durante la temporada 2016-17. Más llamativo es aún es este otro dato: hace 15 años que el Barça no encajaba cuatro goles en su feudo.

Setién y Valverde hablando en la previa del Barça-Betis / EFE

Setién y Valverde hablando en la previa del Barça-Betis / EFE

Por todo ello, el posado del Txingurri era alicaído, como poco convincentes sus declaraciones tras el partido, consciente de que más que nunca fue una derrota imputable a él. A la pizarra. Esta fue su principal conclusión: “Me voy con la sensación de que hemos hecho un mal primer tiempo”.

Valverde, noqueado ante una pregunta 

Especialmente noqueado se quedó cuando le preguntaron sobre el segundo gol del Betis. “No lo sé”, respondió sin poder explicar los motivos que propiciaron ese tanto a la contra. “Tendría que ver el vídeo”, zanjó.

“Nos han ganado el partido en el primer tiempo, pero creo que el centro del campo no tenía control por ninguna de las dos partes, no creo que nos hayan ganado el control del medio”, reflexionó.

El Txingurri no rehusó hacer algo de autocrítica, pero sin mucha clarividencia. Se le veía algo perdido: “Llevábamos una racha de partidos y resultados muy buenos, pero está faltando algo en líneas generales, algo de frescura para terminar mejor las acciones de peligro”.

Las otras frases del Txingurri

Esta fue su primera respuesta en la rueda de prensa: "Empezamos bien, apretando bien, haciendo que tuvieran muchas pérdidas. Pero hubo un momento en el que ellos, con un partido un poco roto, no hemos estado demasiado bien. El Betis te llega con mucha gente, con transiciones rápidas. No controlamos el partido".

Valverde se lamenta en el banquillo del Barça / EFE

Valverde se lamenta en el banquillo del Barça / EFE

Sin esa visión clara del partido que tiene en otras ocasiones, Valverde reconocía que “si el contrato te acumula mucha gente delante, no tiene tanta atrás... pero a veces nos pillaban un poco desprevenidos”. “Todo va unido, cuando un equipo ataca bien, también defiende bien”, dijo.

"No hemos estado demasiado acertados, de ahí el resultado amplio del primer tiempo. Luego, cuando nos metíamos en el partido, ellos nos golpeaban. El debe está en el primer tiempo, no hemos tenido continuidad", expuso.

La revolución de Arturo Vidal 

Sobre los goles encajados: “Nos han llegado bastantes sueltos, algo que habíamos controlado en otros partidos. El martes, fuera de casa, el contrario nos hizo muy poco, lo controlamos".

Arturo Vidal se lamenta tras una ocasión desaprovechada con Piqué / EFE

Arturo Vidal se lamenta tras una ocasión desaprovechada con Piqué / EFE

También comentó la revolución positiva que supuso la entrada de Arturo Vidal: "En el descanso nos convenía agitar el partido, meterle caña, que todo tuviera más intensidad, era una especie de lucha de hombre contra hombre y Arturo Vidal nos convenía porque es lo que él hace, agitarlo todo".

“No quiero restar mérito al rival, pero pienso que podríamos haber contrarrestado eso de mejor manera”, zanjó Valverde.

 

Hoy destacamos