Universo Blaugrana

Xavi Hernández y su hermano Óscar, con todo el staff técnico del entrenador azulgrana / EFE

Xavi Hernández y su hermano Óscar, con todo el staff técnico del entrenador azulgrana / EFE

Xavi mantiene el injusto castigo a un canterano

El técnico del Barça volvió a dejar en el banquillo a una de sus mejores jóvenes promesas ante el Alavés

Carlos Domínguez @CarlosDomnguez1

24.01.2022 10:16h

2 min

La gris victoria obtenida por el FC Barcelona en Mendizorroza dejó, como casi todos los días, una de cal y otra de arena. Esta vez la parte positiva fue el resultado y no el juego, al contrario de lo que sucedió en el último clásico ante el Real Madrid. Los de Xavi se llevaron los tres puntos de Vitoria tras un partido que bien podrían haber empatado o, incluso, perdido si los babazorros hubiesen tenido mejor puntería.

El caso es que el Barça ganó, y lo hizo con una alineación en la que Xavi introdujo a Dest en el lateral derecho por Dani Alves, pero dejó en el banquillo una noche más a un canterano, Nico González, que siempre que aparece en el campo acaba siendo de los mejores del equipo.

Busquets y Frenkie, tapones de Nico

En vez de apostar por el gallego de inicio, y a pesar de la ausencia de Gavi por acumulación de tarjetas, Xavi decidió continuar con su apuesta por las vacas sagradas situando a Sergio Busquets en el pivote defensivo, con Frenkie de Jong y Pedri como acompañantes. Nico se quedó de nuevo como suplente, igual que ha sucedido prácticamente en cada partido desde la llegada del egarense al banquillo.

No fue hasta bien entrada la segunda mitad, con el Barça necesitado de frescura y energía en la medular y la zona ofensiva, cuando el de Terrassa dio entrada al canterano en sustitución de Abde, que hasta ese momento había sido de los jugadores más dinámicos y desequilibrantes junto a Pedri. El marroquí estaba fundido físicamente, y la aparición de Nico dio al FC Barcelona más versatilidad y llegada desde segunda línea.

Llama la atención la situación del joven centrocampista nacido en La Coruña, que acostumbra a rendir a las mil maravillas y a ser el mejor centrocampista culé en ausencia de Pedri, pero tiene que conformarse de momento con suplencias continuadas en la mayoría de partidos del Barça. Busquets sigue siendo intocable para Xavi pese a sus irregulares actuaciones, y Nico González está pagando por ahora los daños colaterales.

Nico González, celebrando un gol contra el Alavés / EFE

Nico González, celebrando un gol contra el Alavés / EFE

Una progresión que debe ir a más

A medida que vaya pasando el tiempo, en cualquier caso, se prevé que el gallego gane cada vez más terreno y protagonismo con Xavi Hernández. Es un todo-terreno con mucha llegada al área rival, y acostumbrado a jugar en posiciones de interior o incluso de mediapunta, aunque también ha actuado de extremo en contadas ocasiones.

En el primer equipo del Barça, eso sí, se le podría reubicar en el puesto de pivote defensivo cuando Busi ya no pueda estar a buen nivel. En el club hay mucha confianza en su tremendo potencial, más allá de que merezca más minutos de los que está teniendo hasta ahora.

 
Hoy destacamos