Merengadas

Imagen de archivo de Florentino Pérez / EFE

Imagen de archivo de Florentino Pérez / EFE

Los cuatro ases en la baraja de Florentino Pérez para fichar a Neymar

El presidente blanco se encuentra ante una oportunidad única de vengarse del Barça

Pau Beya Acero @pbeya96

21.08.2019 18:50h Actualizado: 07.10.2019 12:36 h.

2 min

Florentino Pérez tiene una obsesión con Neymar Jr. El orgullo del presidente del Real Madrid quedó herido en 2013 cuando el futbolista brasileño se acabó decantando por el FC Barcelona. Desde entonces, siempre que ha tenido la oportunidad, ha tratado de ficharlo para redimirse y, de paso, asestar un golpe letal su eterno rival.

Este verano el mandamás de la entidad de Chamartín tiene una ocasión única para vengarse. El delantero no quiere seguir en el París Saint-Germain y la entidad francesa, a regañadientes, ha accedido a venderlo siempre y cuando llegue una oferta satisfactoria para sus intereses. El conjunto blanco no ha movido ficha, pero Florentino sigue al acecho y cuenta con cuatro cartas para convencer a Nasser Al-Khelaifi.

Cuatro opciones

El as es, sin duda alguna, Gareth Bale. El Real Madrid trató de darle salida a lo largo del verano, pero el galés no encontró sitio ni en China ni en Inglaterra. Ahora, Zidane dice que vuelve a contar con él y realizó un buen encuentro en Vigo, pero el técnico francoargelino estaría encantado de cambiar al británico por Neymar. Abarataría bastante el traspaso, juegan en la misma posición y sería el reemplazo ideal al brasileño en el PSG.

Bale no fue el único jugador que estuvo descartado durante el verano. James atravesó la misma situación. Finalmente ni Atlético de Madrid ni Nápoles lo ficharon y entró en la convocatoria del primer encuentro de LigaZidane sigue sin contar con él. Aunque no tiene las aptitudes de Bale ni juega en la misma posición que Ney, podría interesar al PSG por su talento, su visión de juego y su facilidad para llegar desde segunda línea.

Florentino Pérez y James Rodríguez en la presentación del colombiano / EFE

Florentino Pérez y James Rodríguez en la presentación del colombiano / EFE

No se puede descartar tampoco que Keylor Navas entre en el trueque junto con James BaleCourtois le ha ganado la batalla de la portería y el 'tico' ya avisó el pasado curso que no quiere pasar otro año en el banquillo. Tras el regreso de Buffon a la Juventus, los parisinos necesitan a un portero de primer nivel. Podría abaratar la operación en unos 15 o 20 millones de euros.

Por último, la opción que más seduce al PSG es, a la vez, la más inviable: los parisinos pretenden que Vinicius Júnior entre en el trueque. El joven extremo es una apuesta de Florentino Pérez y se antoja improbable que el Real Madrid acceda a incluirlo en la operación Neymar. La única posibilidad es que el mandamás pierda la cabeza para evitar que acabe vestido de azulgrana. En ese caso, los blancos tendrían todas las de ganar.

Dinero extra

Evidentemente, más allá del jugador o jugadores que puedan entrar en la operación, Florentino deberá añadir más de 100 millones de euros a la operación, ya sea para abonarlos este año o a partir del curso siguiente. En ese aspecto, el presidente no tendrá ningún problema, pues hace unos meses el Real Madrid Adidas firmaron un contrato multimillonario hasta 2028.

Una foto de Neymar Jr. durante un entrenamiento con el PSG / Twitter

Una foto de Neymar Jr. durante un entrenamiento con el PSG / Twitter

Se convierte en el patrocinio más elevado de un club de fútbol. La multinacional alemana abonará 120 millones de euros en cada una de las próximas nueve temporadas. Un acuerdo astronómico que permite que en la próxima década la entidad de Chamartín pueda abordar con relativa facilidad fichajes astronómicos como el de Hazard o, en caso que se acabe produciendo, el de Neymar.

Florentino Pérez tiene todas las de ganar en la guerra por el futbolista brasileño. Cuenta con liquidez, con cuatro futbolistas que atraen al PSG y, sobre todo, tiene muy buena relación con la directiva del equipo francés, un factor con el que el FC Barcelona no cuenta. Solo falta que, como se espera, haga algún movimiento.

 
Hoy destacamos