Merengadas

Una foto de Sergio Ramos durante una rueda de prensa / EFE

Una foto de Sergio Ramos durante una rueda de prensa / EFE

Sergio Ramos contra Florentino Pérez (y uno de los dos miente)

El capitán llegó a asegurar que jugaría gratis en la entidad blanca para zanjar las amenazas sobre una posible salida

Claudia Granja @c_granjafranch

01.06.2019 18:35h Actualizado: 01.06.2019 18:35 h.

2 min

Sergio Ramos y Florentino Pérez han vuelto a hacer las paces. Por enésima vez. El capitán continuará en el Real Madrid como estipula su contrato, pero ante la avalancha de críticas que se avecinaban, estuvo más ágil que otros. Convocó una rueda de prensa que sonaba a despedida y que sirvió para zanjar todos los rumores sobre su salida, desmentir a los medios sobre su salida y sobre otro posible chantaje al presidente para recibir un aumento de sueldo. 

"Me quiero retirar el día que me vaya, por la puerta grande. Y porque creo que lo merezco después de tantos años dejándome la vida por este club. La grandeza del Real Madrid merece despedir a los grandes como merecen", espetó ante los micrófonos antes de decir que llegaría a jugar "gratis" en el club. 

Capitán y presidente han encontrado el camino, en el que seguro que ha mediado Zinedine Zidane, para que el central continúe. La oferta fue una realidad, como él mismo explicó en rueda de prensa, pero alegó que en todo momento técnico y presidente estuvieron al tanto. 

Versiones contradictorias

Mientras Florentino guarda silencio y cedió el protagonismo al capitán, quien consideró que debía ser quien diera explicaciones, Ramos tuvo que rectificar su actitud. Reconoció la propuesta del club chino y tras encontrar un punto medio, reconoció su error: "Florentino y yo sabemos cuándo el 'feeling' es total y cuándo no lo es. La relación es tan buena que sabemos en lo que nos hemos podido equivocar que no nos gusta. Es una reconciliación como muchas que hemos tenido en nuestra relación de padre e hijo".

Una foto de Sergio Ramos y Florentino Pérez / EFE

Una foto de Sergio Ramos y Florentino Pérez / EFE

Una reconciliación que otras veces venía sucedida de un aumento de sueldo y que esta vez el capitán, amenazado ante la llegade de Hazard y el resto de futuros galácticos, quiso volver a repetir. Dos versiones que ahora se entienden y caminan de la mano, pero que volvieron a ser tensas ante la petición de Ramos. Florentino estuvo listo. Zanjó su salida y a su vez no la desmintió en el programa El Transistor para obligar a Ramos a tomar una decisión pronto y fuera la que fuera quedar como el malo.

Ahora reman de nuevo para el bien del mismo barco, pero hasta que el central finalice su contrato pueden haber cambios. El presidente entiende que no es una apuesta de futuro, sino de presente, y Ramos no quiere perder el liderazgo ni el mando del vestuario. Otra guerra de tronos.

Hoy destacamos