Universo Blaugrana

Ernesto Valverde da instrucciones a Lenglet en el Giuseppe Meazza / EFE

Ernesto Valverde da instrucciones a Lenglet en el Giuseppe Meazza / EFE

Los cinco defensas de Milán, ¿el nuevo esquema de Valverde?

El entrenador del Barça sorprendió este martes con una formación pocas veces vista en los culés

Oriol Quintana @urikingkat

11.12.2019 11:26h

2 min

Ernesto Valverde aprovechó el partido intrascendente de este martes de Champions para probar cosas nuevas en su equipo. Contra el Inter de Milán (1-2) dio entrada a jóvenes jugadores sin muchos minutos y aprovechó para ver cómo funcionaba el equipo con un nuevo esquema: el 5-3-2.

El técnico del Barça quería ver el papel de los menos habituales, pero no salir a perder contra un equipo que se jugaba la vida en Europa. Por ese motivo, decidió cubrirse con tres centrales -Todibo, Umtiti y Lenglet- y dos carrileros ofensivos: Junior Firpo y Moussa Wagué. El objetivo era que se liberaran un poco de sus responsabilidades defensivas y se centraran también en atacar.

Los jugadores del Barça celebrando su victoria contra el Inter / FC Barcelona

Los jugadores del Barça celebrando su victoria contra el Inter / FC Barcelona

En la medular jugaban Ivan Rakitic como pivote y en los interiores Carles Aleñá y Arturo Vidal. Como referencias ofensiva Carles Pérez y Antoine Griezmann. Ambos se mostraban muy móviles, cayendo en banda y moviéndose en todo el flanco ofensivo del ataque.

Una opción para Valverde

Parece que el esquema del Barça es innegociable sea el entrenador que sea del equipo. Siempre se asocian los culés al 4-3-3. Otro sistema que difiera un poco de este ya es fuertemente cuestionado por los aficionados. Ejemplo de ello fue el 4-4-2 del curso anterior que apenas hemos vuelto a ver.

Aunque a priori esta formación con cinco defensas pueda parecer claramente defensiva, no tiene por qué ser así. Los carrileros juegan un papel clave, deben ser unos extremos cuando se tiene que atacar y un lateral en defensa. Si ellos no están bien, el equipo lo paga y se defiende más que ataca.

Junior Firpo jugando contra el Inter de Milán / EFE

Junior Firpo jugando contra el Inter de Milán / FC Barcelona

Parce que esta opción es la escogida por varios entrenadores para generar peligro y no descuidar la defensa. Grandes clubes como la Juventus de Turín, el Chelsea o el Inter de Milán la utilizan constantemente. Se suelen generar menos ocasiones en el partido pero se garantizan un equilibrio entre los dos equipos.

Es uno de los esquemas favoritos para los entrenadores que creen que su equipo tendrá serias dificultades y muchas veces es la opción de equipos visitantes en campo rival. Por ese motivo, no es muy habitual en el Barça -acostumbrado a atacar-, aunque Ernesto Valverde ya la practicó en alguna ocasión como en Levante (1-2), con Dembelé en el carril derecho.

Todibo, el mejor

No fue el mejor partido de la defensa del Barça. Jugaban futbolistas pocos comunes, solamente Clement Lenglet era de los más habituales. El ex del Sevilla tuvo que controlar a Lukaku y, a la vez, cubrir los vacíos en la espalda de Junior Firpo, que no rindió como se esperaba, aunque es un sistema que conoce y en el que se siente cómodo.

Quien más brilló fue Jean-Clair Todibo, sólido atrás con Lautaro Martínez y seguro en la salida de balón. Se sintió cómodo y tapó otro triste día de Samuel Umtiti. El ex del Olympique se mostró lento, inseguro y con serias dificultades para sacar el balón jugado. Ya no es el que era y pierde fuerza dentro la plantilla.

El último de los cinco defensas, Moussa Wagué, no brilló, pero cumplió ante un escenario en el que no está nada habituado. Debutó contra el Borussia Dortmund en el Camp Nou jugando pocos segundos y demostró que tiene un potencial muy alto para hacerse a la larga con la posición de lateral derecho pero que todavía le queda mucho que aprender.

 

Hoy destacamos