Universo Blaugrana

Los errores de Sergio Busquets penalizaron al Barça en defensa / EFE

Los errores de Sergio Busquets penalizaron al Barça en defensa / EFE

Los errores de Busquets condenan al Barça en Riad

El capitán azulgrana fue uno de los señalados en el partido de Supercopa

Ángel Álvarez

13.01.2022 19:54h

2 min

Sergio Busquets vivió uno de los partidos más difíciles de la presente temporada. Las semifinales de la Supercopa de España contra el Real Madrid dejaron en evidencia los problemas que puede sufrir el capitán del FC Barcelona en ciertas situaciones defensivas, a tal punto que estuvo errático en algunos tramos del partido que implicaron un grave problema para el equipo. Sus fallos penalizaron enormemente a los suyos durante el mencionado enfrentamiento.

La decisión del conjunto merengue fue apostar por los contragolpes. Los dirigidos por Carlo Ancelotti destruyeron, por varios minutos del primer tiempo, los intentos de elaboración y presión del Barça. Eso originó un montón de situaciones que fueron difíciles de gestionar para Busquets, que llegó tarde en varias ocasiones para ayudar en la recuperación del esférico.

El error más grande

Esos tramos del primer tiempo terminaron penalizando al FC Barcelona con el primer gol de la noche. La gran equivocación de Sergio Busquets dejó a los suyos en un contexto desfavorable. El experimentado mediocentro perdió el balón tras un robo de Karim Benzema, que aprovechó la oportunidad del despiste del futbolista culé. Esa acción fue la que empezó la anotación de Vinicius Júnior.

Sergio Busquets controla el balón contra el Real Madrid / FCB

Sergio Busquets controla el balón contra el Real Madrid / FCB

Durante el partido en Riad se dieron otras perdidas de ese mismo estilo, que pudieron comprometer mucho más al Barça de Xavi Hernández. No es la primera vez que el capitán azulgrana sufre en ese tipo de jugadas, siendo recordado el error similar que cometió contra el Rayo Vallecano durante los primeros meses del campeonato liguero.

Las enormes distancias

Uno de los argumentos que juega a favor de Busquets es el hecho de que en el primer tiempo hubo mucha distancia entre los integrantes de la mitad de cancha. Los interiores, Frenkie de Jong y Gavi, estaban más focalizados a dar altura y profundidad en los carriles internos, pero eso dificultó el trabajo del mediocentro por el gigantesco terreno que debía cubrir.

Solamente bastaron algunos apoyos de Benzema y pases de Modric para crear mucho caos en la zona de Busquets. Posteriormente, el Barça consiguió mejorar esa situación con el ingreso de Pedri y, en especial, Nico González. Justamente el canterano formó una especie de doble pivote con el veterano futbolista azulgrana, con el fin de proteger de mejora manera la zona medular.

 
Hoy destacamos