Universo Blaugrana

Una foto de Marco Reus, capitán del Borussia Dortmund / Instagram

Una foto de Marco Reus, capitán del Borussia Dortmund / Instagram

Marco Reus o los viejos rockeros nunca mueren

El delantero alemán liderará al Borussia Dortmund en su primer encuentro de Champions League de la temporada contra un viejo pretendiente

Claudia Granja @c_granjafranch

17.09.2019 17:24h

2 min

Marco Reus es historia viva de un Borussia Dortmund que está decidido a cambiar la hegemonía que el Bayern de Munich ha impuesto durante una década en la Bundesliga. Tras la salida de Jürgen Klopp, la ascensión del conjunto alemán ha ido en ascenso y esta temporada, bajo las órdenes de Lucien Favre, el conjunto alemán está cumpliendo con las expectativas. 

Campeones de la Supercopa alemana ante el Bayern de Munich con un merecido 2-0 que significó su sexta Supercopa. Asimismo, es segundo en la clasificación con un juego tan vistoso y veloz como sus delanteros. Las estrellas del momento son Paco Alcácer, que vivirá un encuentro muy especial, y Jadon Sancho, el delantero estrella de Dortmund. Todo ello supervisado por la experiencia y los galones de Marco Reus, capitán del conjunto alemán.

A sus 30 años, recibirá a Barça con la meta de la Champions y con la obligación de ser el líder que necesita el equipo. Su fidelidad al club y honestidad en el verde le han colocado entre las grandes leyendas del fútbol alemán. Una leyenda que no tiene complejos y que tal y como explicó en la rueda de prensa previa al encuentro, espera que Messi pueda estar en el partido: "Sería muy feliz si Messi pudiera jugar, pero tenemos un equipo lo suficientemente bueno como para ganarle a él y a su equipo".

Un viejo pretendiente

Reus es casi, como en muchos casos azulgranas, one club man. Desde que inició su carrera futbolística solo ha vestido dos colores. El amarillo del Borussia y el blanco de la selección alemana. Formado en las categorías inferiores de club alemán, su paso por otros clubes fue testimonial y casi una obligación. Salió cedido al filial del Rot Weiss Ahlen en 2006 y en 2009 firmó un contrato de cuatro años con el Borussia Mönchengladbach. 

Una foto de Marco Reus durante un partido con el Borussia Dortmund / Twitter

Una foto de Marco Reus durante un partido con el Borussia Dortmund / Twitter

Allí irrumpió en la élite del fútbol alemán para regresar a la que siempre será su casa, tal y como ocurrió con Gerard Piqué en el Manchester United. En enero de 2012 se anunció su regreso al club de su vida y desde entonces no se ha movido pese a la infinidad de pretendientes que tuvo, entre ellos, el Barça. Su carrera ha estado dedicada al fútbol alemán y a un objetivo claro: volver al Signal Iduna Park para consolidarse en el primer equipo. 

Una vez conseguido su objetivo, sus prioridades siempre han perseverado. Sobre la mesa tuvo ofertas irrechazables, pero como otras leyendas como Xavi Hernández, Carles Puyol, Andrés Iniesta o todavía Leo Messi, la llegada al primer equipo se traduce en un cierre de puertas a otros clubs. 

Tentado

Ocurrió en 2015 cuando después de que el Barça ganara el triplete con la MSN en el verde y Luis Enrique en el banquillo, la entidad catalana lanzó una ofensiva por el extremo alemán. Coincidió con los comicios electorales del club, donde Josep Maria Bartomeu apostó por su llegada al Camp Nou. 

Consciente de la imposibilidad de hacerse con un hueco en el once con Suárez, Neymar y Messi en el equipo, Reus rechazó la oferta azulgrana. Su compromiso con el Dortmund le obligó a rechazar tanto el proyecto deportivo azulgrana, que auguraba grandes títulos, como la oferta económica, Una ficha muy superior a lo que percibe en el Borussia actualmente. 

Esta será su séptima temporada en el club de su vida donde la llegada de Favre al banquillo y la consolidación de la plantilla auguran grandes éxitos para esta temporada. Desde que se inició la temporada ha anotado cuatro goles y es uno de los pilares ofensivos del equipo junto a Sancho, Alcácer y Götze.

Su mala racha con las lesiones ha quedado atrás y se espera que sea uno de los dolores de cabeza de un Barça que tiene que acabar con las dudas que genera en defensa.

 

Hoy destacamos