Palco

Ronald Araujo, en un viaje con la expedición del Barça / FCB

Ronald Araujo, en un viaje con la expedición del Barça / FCB

La Liga tendrá que validar la renovación de Araujo

La precaria situación del Barça obliga a la estricta aplicación de las medidas de control económico

Víctor Malo @VMalo8

27.04.2022 01:31h

2 min

La renovación de Ronald Araujo por el FC Barcelona es una gran noticia a nivel deportivo para el club. El futbolista uruguayo seguirá vinculado al Barça hasta 2026 y estará protegido por una cláusula de rescisión prohibitiva de 1.000 millones de euros, como Ansu Fati y Pedri. Sin embargo, su mejora salarial no puede entrar todavía en vigor porque antes deberá superar los controles preceptivos de la Liga de Fútbol Profesional, según ha podido saber Culemanía

Límite salarial excedido: -144 millones 

Se trata de un caso excepcional debido a la situación de precariedad económica que vive el club. Actualmente, el Barça tiene un límite salarial fijado en -144 millones de euros. Es decir, el Barça está excedido en su nivel de gasto a tenor de las Normas de Elaboración de Presupuestos de los clubes y SADs y solamente podrá inscribir nuevos jugadores si corrige su actual situación. 

¿Cómo puede hacerlo? Saneando las cuentas con nuevas fuentes de ingresos que reviertan la situación de pérdidas que presentó la junta directiva de Joan Laporta el pasado 30 de junio de 2021 (481 millones de pérdidas) o, en su defecto, con la salida de otros futbolistas. Esta segunda vía se puede aplicar teniendo en cuenta la norma del 25%, más conocida como norma 1/4, que comporta que por cada salario que sacan puede entrar una cuarta parte de lo que ese sueldo suponía. 

El Barça anuncia la renovación de Araujo hasta 2026 / FCB

El Barça anuncia la renovación de Araujo hasta 2026 / FCB

En el caso de Araujo, la Liga se reserva la posibilidad de impugnar su mejora salarial si el Barça no cumple con alguno de los dos condicionantes antes citados. Es un escenario hipotético, que no se contempla, puesto que todavía quedan meses de margen para reequilibrar las cuentas y se conoce que el club está negociando intensamente para obtener esas nuevas vías de ingresos extraordinarios como CVC o la venta del 49% de Barça Studios. Sin embargo, en caso de que no llegasen esas nuevas inyecciones de dinero, la única forma de poder aplicar la mejora de Araujo sería la salida de un montante salarial que suponga cuatro veces la cifra que percibirá el central uruguayo. 

Sometidos a la regla 1/4 

Por poner un ejemplo. Si el nuevo salario de Araujo asciende a unos ocho millones de euros brutos --al nivel de Pedri--, la única vía para que la Liga acepte ese aumento salarial, teniendo en cuenta los -144 millones, sería que el Barça libere 32 millones de euros en salarios. Y esta misma situación se aplicará por analogía a todas las nuevas inscripciones que quiera llevar a cabo el club: Dembelé, Sergi Roberto, Gavi, Christensen, Kessié o el hipotético fichaje de Lewandowski. A día de hoy, todos estos jugadores no pueden ser inscritos para la próxima temporada, como ya avanzó Culemanía hace unos días. 

Joan Laporta, junto a varios directivos del Barça, minutos antes de la sesión ordinaria en la Abadía de Montserrat / FCB

Joan Laporta, junto a varios directivos del Barça, minutos antes de la sesión ordinaria en la Abadía de Montserrat / FCB

La prioridad del Barça debe ser suprimir esos 144 millones negativos y la única manera de hacerlo es generando beneficios que compensen las pérdidas que presentó la junta directiva de Joan Laporta. El presidente culé se pegó un tiro en el pie al ensuciar la gestión de Bartomeu con unas pérdidas sobrevenidas de 160 millones en devaluación de jugadores y 90 millones en provisiones judiciales. Lo hizo pensando en reducir el aval, un dolor de cabeza que ya se ha quitado gracias al apoyo de Florentino Pérez para la modificación de la Ley del Deporte por parte del Gobierno. Solucionado el asunto del aval, ahora toca revertir esas pérdidas para construir un equipo más competitivo. 

 
Hoy destacamos