Culemaníacos

Ronaldinho protagonizó una exhibición en el Bernabéu | EFE

Ronaldinho protagonizó una exhibición en el Bernabéu | EFE

El Barça rinde homenaje a Ronaldinho en un documental sin manchas negras

La pieza audiovisual repasa sus mejores momentos como azulgrana y pasa de puntillas sobre su época decadente

Guillem Andrés

04.09.2020 13:50h Actualizado: 04.09.2020 17:29 h.

3 min

La historia moderna del Barça tiene varios nombres marcados en rojo. Uno de ellos, sin lugar a duda es Ronaldinho. El brasileño llegó en 2003 tras unos años negros para el club bajo la presidencia de Joan Gaspart y transformó al equipo hasta llevarlo a ganar la Champions en 2006. Esta semana, el club azulgrana ha lanzado un documental en la nueva plataforma Barça TV+ sobre su trayectoria en Barcelona en el que resalta los buenos momentos y esconde los malos.

Uno de los grandes momentos de Ronaldinho con la camiseta del Barça que pasaran a la historia es el de su debut en el famoso partido del gazpacho contra el Sevilla en la medianoche y en el que marcó un golazo. El brasileño destaca que “fue el inicio de todo” y bromea diciendo que “un partido a medianoche, era imposible que no jugase bien”.

Ronaldinho celebrando un gol con el Barça / EFE

La primera temporada de Ronaldinho empezó bastante regular con un equipo que encadenó bastantes malos resultados que lo condenó a ocupar la media tabla de la Liga durante toda la primera vuelta. Finalmente terminó segundo y con una victoria en el Bernabéu a falta de cuatro jornadas de la cual el brasileño apunta que “después de ahí cambió todo. Pensamos que si podíamos ganar a los galácticos podíamos ganar a todos”.

Tras aquel curso, el exjugador opina que “el proyecto fue muy bien hecho” y subraya lo bien que se compenetró con Eto’o y Giuly. Además, también remarca que no se sentía el líder del equipo. “Solo era uno más para ayudar”, asegura.

En 2006 llegó el gran momento con la segunda Champions de la historia del Barça en la que tuvieron que superar grandes equipos en las eliminatorias como el Chelsea o el Milan, aunque Ronaldinho afirma que “teníamos un equipo con bastante experiencia y sabíamos que íbamos a hacer nuestro juego”. De este modo señala que aquel fue un año perfecto, a excepción de no haber ganado el Mundial.

El toque diferencial de todos aquellos años fue la facilidad que tenía para inventar nuevos driblings que fascinaban a los culés. Él mismo apunta que “me motivaba cada vez ir buscando cosas nuevas” y que “los mejores momentos de mi vida fueron con el balón”.

La decaída

A partir de allí, sin embargo, su rendimiento individual y el del equipo fueron claramente hacia abajo. Esta parte, en cambio, queda muy disimulada en el documental y se pasa mucho de puntillas. Ronaldinho dejó de jugar muchos minutos y en la pieza audiovisual admite que “hay que jugar los que están mejor en aquel momento”.

Sobre aquellos dos últimos años como azulgrana, el brasileño comenta que “seguimos jugar de la misma manera, pero a veces las cosas no salen bien” y que “el fútbol no está hecho solo de alegrías”. Uno de los momentos más duros fue el Tamudazo en la última jornada de la temporada 2006/07, del cual asegura que fue muy duro perder de aquella manera.

Tamudo bate a Valdés / EFE

Sobre su etapa en el Barça, sin embargo, subraya que “Rijkaard es el mejor entrenador que tuve. El que mejor he visto comprender el fútbol. Ya sabía lo que iba a pasar durante los partidos”.

Finalmente en 2008, con la llegada de Guardiola, fichó por el Milan. “Después de este año ya tenía desde joven las ganas de jugar en el fútbol italiano. Cuando vino la posibilidad fue el momento de buscar algo nuevo”, explica.

De este modo, no se explica prácticamente nada de su última temporada en el Barça en la que apenas jugó 26 partidos y fue más noticia por saltarse entrenamientos y sus conductas extradeportivas que se alejaban de un futbolista de primer nivel. Asimismo, el documental trata solamente su trayectoria como azulgrana y tampoco trata sus últimos acontecimientos tras haber sido encarcelado.

Ronaldinho y Messi celebrando un gol con el Barça / EFE

La trayectoria de Ronaldinho también estuvo marcada por los inicios de Messi en el primer equipo. El brasileño destaca que “llegó muy jovencito y mirar todo lo que está haciendo es algo que me llena de alegría y orgullo” y que mantuvieron una gran relación. Tras esos años, recuerda que “el Barça es mi casa” y que incluso ahora disfruta más de aquella etapa que cuando la vivió

 
Hoy destacamos