Culemaníacos

Pep Guardiola en la banda durante el duelo entre Manchester City y Tottenham Hotspur / EFE

Pep Guardiola en la banda durante el duelo entre Manchester City y Tottenham Hotspur / EFE

Una defensa desastrosa y el VAR dejan al City de Guardiola fuera de la Champions

Laporte, Heung-Min Son y Ederson fueron los grandes culpables de la eliminación del conjunto 'citizen'

Pau Beya Acero

17.04.2019 22:58h

3 min

Habría que empezar a hablar de la maldición de Pep Guardiola con la Champions League desde que dejó el FC Barcelona. El de Santpedor no llega a una final desde el 2011 y no alcanza las semifinales desde 2015. Tenía una oportunidad dorada en la actual edición, con el Ajax aguardando en semifinales y un débil Tottenham enfrente, pero los astros se alinearon del lado del conjunto londinense

Obviando los frenéticos diez primeros minutos, el Manchester City fue el gran dominador del encuentro. Controló el balón, llegó más al área contraria y creó mucho más peligro. Solo los errores individuales de Laporte Ederson y la gran actuación de Son privaron a los citizens de llegar a semifinales.

Sin olvidar el VARSterling anotó su tercer gol en el 90+3 tras un gran pase de Agüero, pero el videoarbitraje consideró que el argentino estaba en fuera de juego cuando recibió el balón. El 'Kun' recibió el esférico tras un rechace de Bernardo Silva, por lo que aunque la posición era clara, la decisión es dudosa.

Inicio frenético​

El Etihad presenció el mejor comienzo de encuentro de la historia de la Champions League. En los primeros diez minutos se vieron hasta cuatro goles. El Manchester City salió a por todas y logró abrir la lata bien pronto (4') merced a una gran rosca de Sterling desde el vértice izquierdo del área.

Sterling celebra el primer gol del Manchester City / EFE

Sterling celebra el primer gol del Manchester City / EFE

Con los citizens por delante, hicieron acto de presencia los tres grandes culpables de la eliminación del Manchester City: Aymeric Laporte, Heung-Min Son Ederson Moraes, en orden de importancia. En el primer tanto del Tottenham, el francés no atinó a controlar el balón y se la regaló al coreano, cuyo disparo salió centrado. Lo que no impidió que pasara por debajo de las piernas del arquero brasileño.

Dos minutos después, los mismos actores volvían a tomar protagonismo. El central perdió el balón en el centro del campo, los Spurs salieron a la contra y encontraron de nuevo a Son, cuyó tiro se marchó teledirigido a la escuadra. Los de Guardiola reacciaron rápido, y en el 10' Bernardo Silva logró el tanto que igualaba el encuentro.

Dominio

Con el duelo igualado, tras diez minutos frenéticos, se calmaron las aguas. El Manchester City se hizo con el dominio del balón y empezó a tocar con criterio y tranquilidad, algo que no había podido hacer durante los primeros diez minutos. Comandados en todo momento por un Kevin de Bruyne que estuvo colosal.

Fue el belga el autor de la asistencia del tercer gol de los locales, que llegaría en el 20'. Bernardo Silva la aguantó de maravilla en la banda derecha, la puso para el centrocampista, que con un centro tenso dejó a Sterling solo delante de la portería para que rematara a bocajarro. Durante el resto de la primera mitad, la menor necesidad de los citizens y la lesión de Sissoko frenó el juego.

Asedio

 

El Manchester City salió a por todas desde el primer minuto de la reanudación. El partido se convirtió en un asedio. Los locales tenían a todos sus futbolistas en campo contrario y el Tottenham no tuvo otro remedio que limitarse a defender. Minuto a minuto, los skyblues estaban más cerca del gol con un Agüero que iba a más.

En el 60', el argentino puso por delante a los suyos por primera vez en toda la eliminatoria. Otra vez De Bruyne, inconmensurable, le dio el balón en profundidad al Kun que anotó un gol marca de la casa. Potente, seco, y por el palo del portero. No es la primera vez que lo hace, pero sigue siendo imparable para los porteros.

Fernando Llorente el gol que le dio la clasificación al Tottenham / EFE

Fernando Llorente el gol que le dio la clasificación al Tottenham / EFE

El Tottenham reaccionó tímidamente, sin crear apenas peligro. Pero ahí estaban Ederson y Laporte para que los londinenses se metieran de nuevo en la eliminatoria. A la salida de un córner, Fernando Llorente remató con el muslo (sí, con el muslo) mientras el arquero se lo miraba y el francés lo perseguía. El riojano, prácticamente inédito con los de Pochettino, se vistió la capa de héroe.

Ya a la desesperada, el Manchester City no pudo encontrar el tanto (al menos no lo consideró así Çakir) y Pep Guardiola se quedó fuera de la Champions League otra vez. Probablemente el año en que menos lo merecía.

 

Hoy destacamos