Culemaníacos

Los aficionados del Liverpool en la final de la Champions League / EFE

Los aficionados del Liverpool en la final de la Champions League / EFE

Vergonzosa irrupción de aficionados del Liverpool en la tienda del Barça

Seguidores 'reds' se mofaron del club catalán y recordaron la debacle de Anfield

Pau Beya Acero @pbeya96

03.06.2019 22:34h

1 min

Pese a que han pasado prácticamente 48 horas desde el triunfo del Liverpool frente al Tottenham en la final de la Champions League, los aficionados reds siguen totalmente eufóricos. No es para menos: no veían a su equipo levantar un título desde 2012 y no alzaban la ansiada Copa de Europa desde 2005.

Aprovechando que la final se celebró en Madrid, un grupo reducido de seguidores ingleses pararon en Barcelona para continuar con la fiesta. En la capital catalana protagonizaron un bochornoso espectáculo a plena luz del día. La gente que estaba a su alrededor no podía dar crédito de lo que estaba viendo.

Lamentable

Tal y como mostró Alan Rowan (@alanrowanlfc67) en Twitter. Unos diez aficionados reds entraron en una tienda oficial del FC Barcelona entonando algunos cánticos y con diversas imitaciones de la Champions. No pararon de cantar en ningún momento, dieron varias vueltas al recinto y se mofaron de todo y de todos. Especialmente de Leo Messi

Aprovecharon que una imagen del argentino estaba estampada en la pared para fotografiarse con él y para levantar la Champions con el 10 a su lado. Este último acto lo repitieron un par de veces. Cuando se cansaron, salieron de forma ordenada de la tienda cantando "We are the champions, the champions of Europe" ("somos los campeones, los campeones de Europa").

Ya fuera de la tienda, cuando parecía que el espectáculo terminaba, encontraron otro futbolista del que mofarse: Philippe Coutinho, exjugador del Liverpool. Se dirigieron a una imagen del brasileño, le saludaron irónicamente y a continuación uno de los aficionados dijo "sorry, Philippe" ("perdón, Philippe").

En el espectáculo que dieron los aficionados del Liverpool se juntaron dos cosas. Por un lado, la mofa: nada que reprochar, es normal reírse de los rivales y más en un estado de euforia como el suyo. Por el otro, la molestia y el ruido: sucedió como consecuencia de lo primero, y en las caras de los clientes de la tienda se vio que para ellos fue un show bochornoso.

 

Hoy destacamos