Palco

José Luis Núñez en una imagen de archivo / Redes

José Luis Núñez en una imagen de archivo / Redes

Se cumple el primer año de la muerte de Núñez

El que fue el presidente más longevo de la historia del Barça murió el 3 de diciembre de 2018

Oriol Quintana @urikingkat

03.12.2019 13:12h

3 min

Todavía sigue muy presente el legado de José Luis Núñez en el Barça actual. El vasco fue el presidente que más años estuvo en la presidencia con 22 años en el cargo. Con él, la entidad creció hasta convertirse en una referencia mundial del fútbol. Murió justo hace un año, el 3 de diciembre de 2018 a los 87 años.

El constructor y promotor inmobiliario entró en la presidencia en 1978 y hasta el 2000 estuvo en el mando del club azulgrana. Lo sucedió Joan Gaspart, que no consiguió mantener el legado del empresario y que abrió las puertas a la presidencia a Joan Laporta.

Núñez se fue con el honor de ser el presidente más laureado de la historia del club. En su haber figuran nada más y nada menos que 140 trofeos. Cabe destacar la primera Copa de Europa del club, en el año 1992 con Johan Cruyff en el banquillo, conquistada en Wembley con gol de Ronald Koeman.

Una foto de archivo del expresidente del Barça José Luis Núñez / EFE

Una foto de archivo del expresidente del Barça José Luis Núñez / EFE

También conquistó en siete ocasiones el título de Liga y seis Copas del Rey, entre otros títulos. 27 fueron para el primer equipo y dio un impulso a las secciones. El equipo de balonmano de Valero Rivera consiguió la friolera de 50 copas, una cifra pocas veces vista.

Su filosofía

Más allá de los títulos, el empresario vasco fue importante por ser el primer presidente que saneó los números del Barça. Su experiencia empresarial se vio reflejada en la gestión del club. Al llegar propuso un plan para cuadrar las cuentas de una entidad endeudada y con un déficit de 10 millones de pesetas.

Sin un Barça viable en lo económico, no seremos nada. Yo no sé gestionar la ruina”, comentó públicamente alguna vez. Cerró su primera temporada con un superávit de 174 millones de pesetas marcado por un plan de austeridad para directivos y otros gastos.

José Luis Núñez posa con nicolau Casaus y Ferran Ariño / FCB Archivo

José Luis Núñez posa con nicolau Casaus y Ferran Ariño / FCB Archivo

Su gestión al frente de la entidad lo llevó a ganar todas las elecciones en las que se presentó, un total de tres. Tuvo como su mano derecha a Joan Gaspart que, fue su sucesor al cargo. Solamente duró tres años, del 2000 al 2003. En el plano deportivo también dejó grandes titulares.

Su batalla con Cruyff y sus numerosos fichajes

José Luis Núñez siempre irá ligado a la figura de Johan Cruyff, el principal motivo de desgaste del presidente. La figura del holandés generó una división en el barcelonismo: nuñistas cruyffistas. El entrenador del Dream Team se sentó en los banquillos de 1988 a 1996 consolidando un modelo de juego que ha perdurado hasta ahora. Las discrepancias entre ambos significaron la disolución del mejor Barça que se había visto.

José Luis Núñez y Johan Cruyff celebran la conquista de la primera Copa de Europa / EFE

José Luis Núñez y Johan Cruyff celebran la conquista de la primera Copa de Europa / EFE

Como futbolistas estrellas firmó a grandes nombres. Cabe destacar a Diego Armando Maradona, con una contratación récord en 1982 con una compra de 1.000 millones de pesetas (unos 6 millones de euros). Un par de años antes fue el turno de Bernd Schuster, que por problemas con las lesiones nunca llegó a cuajar.

Otros de los nombres que serán recordados para siempre en el club son los de Koeman, Laudrup, Stoichkov, Romario, Ronaldo, Rival, Cocu o Figo. El presidente y empresario firmó un total de 100 jugadores en sus 22 años en el mandato.

Perseguido por Hacienda y condenado a prisión 

Núñez, cuyo nombre sigue en la cabecera del museo del Barça, atravesó su etapa más oscura al dejar la presidencia. Hacienda detectó una evasión de impuestos y la justicia les condenó a seis años de prisión el 28 de julio de 2011 junto con su hijo, José Luis Núñez Navarro, por sobornar a inspectores de Hacienda para no declarar impuestos.

Llegó a ingresar temporalmente en la prisión de Quatre Camins por ese delito de cohecho, aunque por cuestiones de edad no pasó demasiado tiempo entre rejas. Esa mancha negra en su historial le llevó a pasar discretamente sus últimos años de vida. 

 

Hoy destacamos