Palco

Joan Laporta, en una imagen de archivo con la mascarilla de 'Estimem al Barça' / EFE

Joan Laporta, en una imagen de archivo con la mascarilla de 'Estimem al Barça' / EFE

CVC, la última vía de Laporta para salvar las cuentas del Barça

El club azulgrana negocia con la Liga y su partner para ingresar una cifra cercana a los 270 millones de euros

Carlos Domínguez @CarlosDomnguez1

07.03.2022 23:55h Actualizado: 18.03.2022 18:08 h.

3 min

Tic-tac. El reloj sigue corriendo y en la junta directiva del FC Barcelona, que ha visto cómo se han enfriado en los últimos días las negociaciones con Spotify, crece el nerviosismo a pasos agigantados. Cada vez es más necesario inyectar capital a la entidad para salvar las cuentas del presente ejercicio 2021-22, y se ha llegado a un punto en el que no quedan demasiadas fórmulas para lograr el objetivo.

De ahí que Laporta pueda protagonizar un plot-twist inesperado y, al estilo de Judas Iscariote (aunque con bastante más gracia), traicione a Florentino Pérez para renegociar un acuerdo con la Liga y CVC Partners. Después de que 37 de los 40 clubes de Liga y Liga Smartbank hayan participado aceptando las condiciones impuestas por Javier Tebas y sus socios, el Barça puede dar su brazo a torcer sin arrodillarse del todo.

La directiva de Laporta no quiere engordar todavía más su deuda, por lo que devolver un préstamo a 40 años vista a cambio de la cesión del 8,202% del beneficio de explotación de sus derechos audiovisuales no está en sus planes. Los blaugrana se han comprometido a cumplir con los plazos para devolver los préstamos de Goldman Sachs, tanto en la refinanciación firmada el pasado verano como la que se está negociando actualmente para el Espai Barça. El primero de los movimientos se reflejó en 595 millones de euros a devolver en diez años, mientras que con el segundo se busca una financiación de 1.500 millones a revertir en 35 años.

A todo esto, una fórmula extra que se está planteando para lograr más liquidez es la venta parcial de Barça Studios (que se traduciría en unos 100 millones para el club), o bien crear una nueva filial a la que se traspasaría la propiedad de los derechos audiovisuales, y en la que podría tener cabida un futuro acuerdo con CVC como socio. Si las negociaciones llegan a buen puerto, a la entidad culé le lloverían 270 kilos de CVC a cambio de una venta parcial de sus derechos, en una acción que quedaría englobada en el marco de LaLiga Impulso para salvar las cuentas del Barça en la presente campaña 2021-22.

Salvar las cuentas se conseguiría dando luz verde a los cuatro puntos siguientes: cumplir con el presupuesto de ingresos presentado en octubre, cerrar el ejercicio con beneficios, ganar margen para el límite salarial y, de paso, poder afrontar la operación Haaland. Cuatro planes que ahora mismo, sin acuerdo con CVC ni la llegada de un patrocinador de la talla de Spotify, son inviables.

Joan Laporta Barça y Javier Tebas Liga en un fotomontaje / Culemanía

Joan Laporta Barça y Javier Tebas Liga en un fotomontaje / Culemanía

Presupuesto y beneficios en orden

Las cuentas del FC Barcelona presentan a día de hoy un agujero de más de 100 millones de euros respecto al presupuesto de ingresos, que era de 765 millones inicialmente, cuando se presentó en octubre de 2021. Además de cuadrar las cuentas a nivel presupuestario, con el ingreso de esos 270 millones se recuperaría el margen salarial perdido estos dos años por las abultadas pérdidas del periodo 2019-2021, que suman 578 millones de euros.  Las tornas cambiarían radicalmente, pasando de las pérdidas a un beneficio neto en el presente ejercicio.

Más margen salarial

El hecho de cerrar el curso con beneficios, en consecuencia, se traduciría en una relajación de las restricciones por parte de la Liga en el margen del límite salarial para la próxima temporada 2022-2023, facilitando de esta manera las labores de inscripción de nuevos fichajes. Aquí no hablamos sólo de Erling Haaland, sino también del resto de objetivos con los que pretende reforzarse un Barça en reconstrucción. Existe una base sólida llena de juventud y talento, pero aún es necesario gastarse el dinero en algunos retoques si se pretende luchar de nuevo por la Champions League.

Haaland, marcando un gol con el Borussia Dortmund REDES

Haaland, marcando un gol con el Borussia Dortmund REDES

Lucha encarnizada por Haaland

Está claro, en cualquier caso, que el delantero noruego sigue siendo el principal objetivo. El Barça desea competir con Real Madrid y Manchester City por el fichaje, y para ello tendrá que rascarse el bolsillo. Además de los 80 millones de euros a pagar al Dortmund por la cláusula de rescisión, el club azulgrana podría cubrir de millones a Mino Raiola y al padre del jugador, con cifras cercanas a los veinte kilos para cada uno de ellos. Una operación costosa en la que habría que incluir, además, un salario que sería con toda probabilidad el más alto de toda la plantilla.

Líneas rojas

Por ahora, la línea roja que no se va a rebasar en ningún concepto, señalan fuentes de la Liga, es el destino del dinero que llegaría procedente de CVC: 70% a financiar infraestructuras y desarrollo corporativo; 15% a refinanciar deuda existente y un 15% más a ampliar el límite salarial. “No podemos aceptar que a ellos sí les den más margen de gasto en plantilla; eso les daría ventaja competitiva”, advierten desde un club de la Liga al ser preguntados por las negociaciones entre el Barça y la patronal. "El Barça posiblemente se descuelgue de la Superliga y se unirá a la Liga Impulso con CVC. El club está representado en una reunión esta semana que puede ser decisiva", añaden otras fuentes consultadas por Culemanía. Por ahora, todo sigue en el aire... Aunque el acuerdo podría acelerarse en cuestión de días.

 
Hoy destacamos