Palco

Una foto de archivo deI Gianni Infantino, presidente de la FIFA / EFE

Una foto de archivo deI Gianni Infantino, presidente de la FIFA / EFE

Infantino responde a las amenazas del Barça y el Real Madrid a la Champions

La creación de una Superliga continental pone en jaque el Mundial y el mandatario alerta de posibles sanciones a los jugadores

Claudia Granja @c_granjafranch

07.11.2018 19:03h

2 min

El presidente de la FIFAGianni Infantino, ha vuelto a la carga. El mandatario de la máxima entidad mundial del fútbol ha concedido una entrevista a la agencia Efe en la que ha vuelto a poner el foco sobre aquellas competiciones que amenazan la supremacía del Mundial de fútbol que se celebra cada cuatro años. Una situación que atañe y afecta directamente al Barça y al Real Madrid.

El mandatario ha repasado la actualidad de la institución, salpicada recientemente por posible fraude en el control del fair play financiero a clubes como el Manchester City o el PSG. Unas acusaciones que ha dado como falsas y por las que ha defendido a la entidad que preside. Un trato favorable que también le ha salpicado personalmente tras conocerse públicamente sus regalos al fiscal suizo, Rinaldo Arnold, invitado habitual a partidos o eventos de la FIFA

Sanciones ejemplares

Infantino quiere que el Mundial siga siendo la cita más importante para todos los jugadores y no se ha tomado bien la posible creación de una Superliga continental que disputen los mejores clubes. De hecho, ha asegurado que los futbolistas que jueguen ese torneo podrían ser sancionados sin Mundial: "Esta amenaza existe evidentemente". 

El mandatario de la FIFA ha sido claro respecto a dicha competición: "Este asunto lleva veinte años encima de la mesa. El riesgo existe, es real. Es nuestra responsabilidad encontrar vías para que el fútbol esté unido. Por eso hemos propuesto un nuevo Mundial de clubes. Es importante exponer que la FIFA con este torneo apela además a la solidaridad" y ha añadido: "Los empresarios privados no lo hacen. Nosotros sí. En marzo se decide. No soy profeta. No se si se aprobará. Pero tengo reto de convencer a los clubes de mejorar el Mundial actual que ya tenemos. Y convencerlos con compromisos. El fútbol no es una guerra nuclear".

Unas declaraciones que apelan a la unión del fútbol, pero todo bajo su supervisión y que con dichas sanciones muchos jugadores se negarían a jugar un torneo de esa índole. Un castigo de garantías que evitará la creación de un torneo distinto. Una protección que también ha querido dar a la Liga.

Ante la intención de la RFEF de exportar partidos a Estados Unidos, como el polémico Girona-Barça, Infantino ha remarcado su negativa. "Hay que analizar el futuro con cuidado. El fútbol hay que protegerlo. Seguro que a la Liga no le gustaría que la Premier League disputara partidos en España".

 

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.