Palco

Una foto de los jugadores del Reus CF antes de un partido

Una foto de los jugadores del Reus CF antes de un partido

Joan Oliver ha matado al Reus

Las peores premoniciones del club catalán se cumplen: expulsados tres años del fútbol profesional y una multa de 250.000 euros

Claudia Granja @c_granjafranch

28.01.2019 13:50h

2 min

Se confirma la crónica de una muerte anunciada desde hace tiempo. El Juez de Disciplina Social de la Liga anunció este lunes la resolución respecto al caso Reus por el que la entidad catalana queda expulsada tres años del fútbol profesional y deberá pagar 250.000 euros de multa.

Pese a los intentos de los nuevos propietarios por evitar el desenlace final, la falta de tiempo y solvencia económica, provocada por la mala gestión de Joan Oliver al mando de la entidad durante seis años, ha condenado a los rojinegros a desaparecer temporalmente del panorama futbolístico profesional. La resolución final, emitida por la Liga a través de sus redes sociales, cierra con esas medidas el expediente disciplinario que se le abrió al club semanas atrás.

Una decisión final que libera de forma inmediata a todos los jugadores de la plantilla, los cuatro que quedaban, y todos son libres de firmar con los equipos que quieran contratar sus servicios. Una fuga que ya se había producido días antes, pero que la Federación había desestimado a la espera de conocer la decisión final del juez

Sin éxito en las alegaciones

Pese a los intentos del grupo US Real State Investiment, que compró la entidad en una operación relámpago el lunes pasado, las alegaciones presentadas por Clifton Onolfo y Curt Onalfo no han servido para consumar el milagro. El Juez de Disciplina Social considera que, aunque la compra sea lícita, no supone la eliminación de las infracciones cometidas previamente. "El saneamiento (presunto o real, total o parcial, creíble o no) de una entidad después de haber realizado el hecho infractor y haberse beneficiado de él no puede tener efectos enervadores de la sanción", sentenció el juez en  la resolución. 

Una foto del primer equipo del Reus tras finalizar un partido

Una foto del primer equipo del Reus tras finalizar un partido

Asimismo, defiende que una vez probada la comisión de la infracción, existen dos circunstancias que condenan al club. En primer lugar, la gravedad de los hechos cometidos dañando a los jugadores y la imagen de la competición y en segundo lugar, pero no menos importante, la reincidencia de los hechos, que ya se dieron en la temporada 2017-18. 

La 'estafa' de Joan Oliver

Con el empresario catalán fuera de la entidad así como su consejo de administración, los nuevos propietarios tienen 15 días hábiles para recurrir la sanción, aunque la medida al ser ejecutiva, tiene efectos inmediatos. Algo que implica que todos los partidos del Reus por jugar, así como los suspendidos contra Las Palmas y Albacete, quedan con un resultado de 1-0 y la competición continuará con total normalidad. 

A la espera de conocer las alegaciones que presentarán los nuevos propietarios, Joan Oliver queda, a priori, exento de pagar dicha sanción económica. Algo de los que el grupo norteamericano ya mostró su malestar el pasado jueves cuando aseguró que las medidas legales debían recaer sobre los antiguos propietarios. Asimismo, las incógnitas se ciernen sobre el club. Falta saber si el proyecto deportivo y económico que tenían planeado para la entidad catalana se mantiene, así como la construcción de un nuevo estadio.

 

Hoy destacamos