Palco

Spotify se asocia con el Barça hasta 2026 para promocionar a sus artistas y explotar la imagen de los jugadores / FCB

Spotify se asocia con el Barça hasta 2026 para promocionar a sus artistas y explotar la imagen de los jugadores / FCB

Los jugadores del Barça tendrán prohibido hacer la competencia a Spotify

Los patrocinadores principales del club tienen cláusulas que limitan los acuerdos publicitarios de los futbolistas

Víctor Malo @VMalo8

14.04.2022 00:07h

2 min

Los grandes patrocinadores siempre gozan de privilegios. Es la contraprestación complementaria a las inversiones millonarias que hacen para obtener notoriedad y ganar valor de marca. No es ninguna novedad, ocurre con todos los grandes clubes deportivos. Sin embargo, a menudo algunos de esos acuerdos son desconocidos para las grandes masas. Desde Culemanía vamos a desvelar algunos de los secretos que se esconden tras este tipo de alianzas aprovechando la reciente vinculación de Spotify con el FC Barcelona. Una de las más destacadas es que los jugadores del Barça no podrán hacer publicidad de la competencia de Spotify

La llegada de la plataforma musical al club como sponsor principal de la camiseta y, además, como adjudicatario de los naming rights del Camp Nou implica una protección ante marcas rivales. Ni el club, obviamente, ni los futbolistas azulgranas podrán promocionar a Amazon Music, Sony, Pandora, Youtube Music, Deezer, Tidal o Apple Music, entre otras. Hacerlo sería equiparable a hacer competencia desleal al patrocinador principal del Barça. 

La historia de Messi con Turkish Airlines

Como decíamos, no se trata de nada novedoso, pero sí desconocido por mucha gente. El Barça vivió un caso curioso hace algunos años con Qatar Airways. Antes de que la aerolínea catarí aterrizase en la camiseta del Barça, Leo Messi tenía a Turkish Airlines entre su nómina de patrocinadores. El astro argentino rodó una serie de anuncios muy divertidos con el difunto Kobe Bryant. En cuanto se oficializó la entrada de Qatar Airways en lugar de Qatar Foundation, Messi tuvo que rescindir su acuerdo con Turkish Airlines porque no podía promocionar a la competencia directa del sponsor principal del Barça. 

Esta situación, aparentemente desfavorable para Messi, también tenía un razonamiento económico. Y es que los jugadores del Barça perciben un extra salarial en concepto de derechos de imagen a cambio de acudir a la llamada de los patrocinadores del club, cuando los eligen. Luego, además, existen otras vías de negocio con aquellos patrocinadores que acuden al Barça directamente para rodar un anuncio con algún jugador y la camiseta del club. En esos casos, el reparto del ingreso suele hacerse al 50%. Mitad para el club y mitad para los jugadores. En el caso de los sponsors que ya son del club, el Barça se queda el 100% aunque colaboren los jugadores, lo que a menudo genera resistencia por parte de algunos futbolistas. En cambio, cuando los jugadores consiguen sponsors personales, que no los quieren con la camiseta del Barça, el 100% de la facturación es para ellos. 

Otros sponsors principales del Barça

Esta situación de protección de la que gozará Spotify a partir de la próxima temporada no es única para la citada marca. También hay otros sponsors en el club que tienen ese status o similares. Por ejemplo, Beko, que también tenía la condición de patrocinador principal del Barça impedía que un jugador azulgrana pudiese hacer anuncios de lavadoras de marcas como Balay, Bosch, LG o Samsung. 

Riqui Puig y Sergi Roberto en el anuncio de la nueva camiseta de Nike para la Champions / FC Barcelona

Riqui Puig y Sergi Roberto en el anuncio de la nueva camiseta de Nike para la Champions / FC Barcelona

Un poco distinta es la situación con los denominados sponsors técnicos o marcas deportivas. Obviamente, durante los partidos todos los jugadores lucen el logo del patrocinador del equipo, Nike en caso del Barça. Aunque pueden lucir zapatillas de otra marca. Fuera de los terrenos de juego, cada jugador se puede asociar al sponsor técnico que quiera. Y lo mismo ocurre con los coches. Aunque deberían acudir con los Cupra a los entrenamientos, pocos lo cumplen y llevan el coche que quieren. Aunque, en estos casos, a menudo no se trata de publicidad sino de la voluntad de llevar otro coche porque les gusta más. 

 
Hoy destacamos