Palco

Joan Laporta con su asesor económica durante la campaña electoral, Jaume Giró / EFE

Joan Laporta con su asesor económica durante la campaña electoral, Jaume Giró / EFE

Laporta, en riesgo de impugnación por los cambios en la directiva

Cinco personas que no formaban parte de la candidatura entrarán en la junta directiva

Víctor Malo | Pau Beya

17.03.2021 08:34h

2 min

Sobre la bocinaJoan Laporta y el resto de su candidatura trabajaron a contrarreloj para cerrar el aval de 124,6 millones de euros, necesario para tomar la presidencia del FC Barcelona. Todo se torció a raíz de la salida de Jaume Giró, el que debía ser el responsable económico de la nueva junta directiva, el pasado sábado.

Cuando faltaban poco más de 24 horas para que se cerrara el plazo para presentar el aval, faltaban 75 millones de euros. Más de la mitad lo ha aportado la compañía Audax, que a cambio ha logrado la incorporación de Eduard Romeu a la junta directiva. El resto del aval, finalmente, lo han puesto otros cuatro socios que también entrarán en la junta. Entre ellos, Joan Soler y Ángel Riudalbas.

Deben ser ratificados

Estos últimos movimientos antes de la toma de posesión, que será este miércoles sobre las seis de la tarde, traen consigo una complejidad añadida. Por mucho que Joan Laporta fuera la cara visible de Estimem el Barça, los 30.184 socios que apoyaron la candidatura votaron también al resto de la junta directiva que se presentó e hizo campaña desde diciembre hasta marzo.

Jaume Giró, Víctor Font y Toni Freixa en un debate / EFE

Jaume Giró, Víctor Font y Toni Freixa en un debate / EFE

Estas modificaciones de última hora podrían ser objeto de impugnación. Por un lado, ha caído uno de los miembros más importantes y visibles durante la campaña, Jaume Giró. Por el otro, entrarán cinco nuevos directivos, que deberán ser ratificados por los compromisarios en la siguiente Asamblea.

Así lo contempla el artículo 35.1 de los estatutos: "Pueden proveerse transitoriamente en Asamblea los miembros de la junta en caso de que no se proveyeran la totalidad de los cargos en las elecciones, o para sustituir a los que cesen o queden suspendidos en el cargo durante la vigencia del mandato". Por lo tanto, los nuevos directivos que se suman, lo serán oficiosamente pero no de forma oficial, hasta octubre/noviembre de 2021, cuando se producirá la próxima asamblea de compromisarios. En caso de que la asamblea no ratificara a los nuevos directivos, podrían producirse impugnaciones.

La toma de posesión

Salvo que haya un nuevo contratiempo, este miércoles se producirá la toma de posesión. Para ello, los estatutos, en su artículo 54, contemplan que "debe realizarse en una sesión extraordinaria de la junta directiva, a la que deben asistir la junta o comisión gestora cesantes y la nueva junta elegida". Este es el artículo donde queda más claro que solo pueden ser investidos los que fueron elegidos en el proceso electoral, cuyos nombres fueron entregados a la junta electoral durante la campaña. 

Laporta, celebrando su victoria en las elecciones del Barça | EFE

Laporta, celebrando su victoria en las elecciones del Barça | EFE

Junta elegida a la que pertenece Jaume Giró y en la que no estaban Eduard Romeu ni los otros cuatro directivos que también se incorporarán. Por lo tanto, no podrían acudir a la toma de posesión como directivos, aunque quizás sí en calidad de testimonios gracias a la ambigüedad de los estatutos: "Podrán asistir, como testimonios, representantes de gobiernos, administraciones, federaciones o asociaciones".

Todo lo sucedido en las últimas horas con el aval podría tener consecuencias, aunque no debería. Si los nuevos directivos pasan por la asamblea, todo quedaría en una anécdota. Aunque, cómo no se cansó de criticar Víctor Font en campaña, es un síntoma más de la improvisación que ha llevado a cabo la directiva de Joan Laporta para regresar a la presidencia del club. 

 
Hoy destacamos