Universo Blaugrana

Una foto de Valverde en el Camp Nou, con gesto preocupado / EFE

Una foto de Valverde en el Camp Nou, con gesto preocupado / EFE

Ernesto Valverde muestra su cara más hostil en el Barça

Los malos resultados del Barça han dejado ver a un técnico incómodo y a la defensiva ante los medios de comunicación

Claudia Granja @c_granjafranch

30.09.2018 14:41h

2 min

Ernesto Valverde no vive su mejor momento desde que llegó al banquillo del Camp Nou. El equipo no es la sombra de lo que fue la temporada pasada en defensa y el extremeño no encuentra las razones para cambiar el rumbo. La tensión que se vive en el Barça estos días es evidente y aumenta a cada derrota o tropiezo del Barça. 

En la previa al Athletic Club, el Txingurri estuvo seco frente a los medios de comunicaciónEl técnico reaccionó mal a la pregunta del periodista Marc Fuster, para nada descabellada, donde se comparó la derrota contra el Leganés contra la debacle de Roma--- dos partidos que el Barça debió ganar con facilidad y terminó derrotado. Si bien en Roma el resultado fue mucho más abultado, también es un rival de más entidad que el Leganés.

Dudas patentes

Valverde tiene muchas dudas en el modelo de juego y el por qué de sus tropiezo. Tras el empate frente al Athletic Club se agudizó su malestar. Las respuestas volvieron a ser tajantes, recurrió a la autocrítica, pero con cara de pocos amigos. Es evidente que la situación no es agradable y que se salva gracias a los tropiezos del Real Madrid. Su carácter está muy lejos del de Luis Enrique, pero no quiere verse en una encerrona ante la prensa por lo que ha variado su discurso. 

Cuestionado por la suplencia de Messi, Valverde fue claro: "Si no hubiésemos empatado, esa pregunta no existiría", comentó ante los micrófonos. Valverde mencionó autocrítica como la solución para los problemas, pero pasó de puntillas sobre el análisis del partido y apuntó hacia adelante: "Solo vale arrollar absolutamente todos los partidos, y eso no lo consigue nadie. Esta es una semana dura, pero la afrontaremos".

También quiso hacer valer su criterio: "Cuando tomo una decisión lo hago por mi equipo y para mi club... los aficionados pueden pensar lo que quieran, todo se juzga a posteriori y lo acepto porque soy un profesional", unas declaraciones que señalaban a la afición que critica su gestión. 

 Messi y su toque de atención a la defensa

El capitán también atendió a los micrófonos tras finalizar el partido y fue contundente. "Veníamos de una temporada en la que era muy difícil meternos goles y ahora, a la mínima, nos meten con facilidad. Trataremos de mejorar. Tenemos que hacernos fuertes defensivamente. No puede ser que recibamos goles todos los partidos", se excusó. Unas declaraciones llenas de intención y en las que señaló a uno de sus mejores amigos en el equipo: Gerard Piqué.

Messi también analizó la supuesta Messidependencia con un punto crítico: "Tenemos una plantilla como para poder ser un gran equipo, un conjunto fuerte que no tenga que depender de nadie. El equipo tiene jugadores de sobra como para depender de un jugador".

Suárez, opina lo mismo

El delantero uruguayo fue el elegido para atender a los medios a pie de campo. El charrúa también se mostró autocrítico con la actuación del equipo y la suya propia. Tuvo tres goles en sus botas que se fueron fuera por muy poco. 

"No podemos depender de que salga Leo o Busi a arreglar el partido, tenemos una plantilla de nivel para ganar los partidos". Unas declaraciones que concuerdan con el pensamiento de Messi. Todos deben remar a una y exigirse el máximo nivel. Autocrítica personal y colectiva. 

 

Hoy destacamos