Cule-Brón

Mateo y Thiago Messi en la gala del Balón de Oro / EFE

Mateo y Thiago Messi en la gala del Balón de Oro / EFE

Las trastadas de Mateo Messi en la gala del Balón de Oro

El hijo mediana de Leo Messi y Antonella Roccuzzo volvió a ser el gran protagonista de la noche debido a su reacción

Christian Clarasó

03.12.2019 13:13h Actualizado: 03.12.2019 14:31 h.

1 min

El pasado lunes 2 de diciembre fue un gran día para la familia Messi Roccuzzo. El astro argentino se alzó con el cuarto premio en menos de un año. Messi recibió el sexto y esperado Balón de Oro. Con este trofeo concluye a un año redondo. A las cuatro de la tarde aproximadamente, la pareja, junto a sus dos hijos mayores, puso rumbo a París en el avión del Barça en el que viajaban otros compañeros, así como el presidente Josep María Bartomeu. Este era un día histórico, marcado para el recuerdo. 

Leo Messi lanzó un emotivo discurso, donde tuvo palabras para su esposa, su gran apoyo, sus hijos, y para sus compañeros, asegura que sin ellos esto no sería posible. Pero si hay algo en sus palabras que dejó helados a sus seguidores y a todo el club es que el futbolista ya piensa en su retirada, algo que cree no tardará en llegar. Es consciente de la edad que tiene y sabe que el fútbol no es para siempre, por lo menos a nivel profesional. 

Leo Messi no fue el único protagonista de la noche. También lo fue Antonella Roccuzzo por su elegancia nuevamente a la hora de vestir. Y por supuesto Mateo Messi y Thiago también acapararon los focos, especialmente el primero. El que Messi reconoce que es un auténtico trasto

Ya lo hemos podido comprobar por algunos vídeos que muestra la pareja en sus redes sociales, pero tampoco se esconde delante de las cámaras. Queda claro que lo del protocolo no va con Mateo Messi. Él se salta todas las normas. Lo ha vuelto a hacer. El pequeño volvió a ser noticia por su reacción ante la victoria de su padre. 

Eufórico agarró al asistente que tenía al lado, el sobrino de Leo, y empezó a gritar de alegría sin dejar de moverse de la silla. Después tuvo una sonrisa maléfica pero muy entrañable y cuando le dieron el Balón de Oro a Messi tuvo un arrebato de locura y se lanzó sobre su hermano mayor, el reservado Thiago, para morderle la oreja. Se nota que Mateo se alegra de los logros de su padre, como también de las victorias del Barça, aunque para fastidiar a su hermano haya animado en alguna ocasión a un equipo rival

 

Hoy destacamos