Merengadas

Bale celebra el gol que logró en el Ciutat de València / EFE

Bale celebra el gol que logró en el Ciutat de València / EFE

¡Escándalo en el Levante-Real Madrid! Piscinazo, robo y lío con Gareth Bale en un vestuario roto

El conjunto blanco venció en el Ciutat de València pese al horrendo partido que perpetró (1-2)

Pau Beya Acero @pbeya96

24.02.2019 22:38h Actualizado: 25.02.2019 12:13 h.

3 min

Se repitió la historia. El Real Madrid jugó peor que nunca y acabó ganando como siempre. El equipo blanco fue barrido por el Levante en el Ciutat de València y mereció la derrota. El VAR hizo lo posible para que eso no ocurriera inventándose dos penaltis: uno por mano de Bardhi y otro después de un piscinazo escandaloso de Casemiro. El nivel que mostraron los blancos fue pésimo pero desde Las Rozas lo disimularon.

No es que el Real Madrid, o como mínimo Solari, se plantara en el feudo granota con la cabeza puesta en el clásico. El conjunto madridista salió con todos los teóricos titulares excepto Ramos, sancionado. Eso implica que hombres como Marcelo Bale se queden en el banquillo, pero tampoco es nada nuevo. Igual como que Isco, castigado, se quedara en la capital española tras recuperarse de su última lesión.

El Madrid ya hace un par de semanas que no está bien. Aunque el VAR lo intentara ocultar ante el Ajax y ante el Levante, el Girona lo demostró el pasado domingo. Y el motivo es el bajón de rendimiento de los tres futbolistas que provocaron la resurrección durante el mes de enero. Ni Vinicius encara como antes ni Benzema define igual y tampoco Modric domina los tempos del partido como hace unas semanas. 

El Levante mereció irse por delante al descanso 

El Levante fue muy superior al conjunto madridista durante los primeros 45 minutos. La dirección de Rochina Campaña y los desmarques de Morales Moses Simon fueron una auténtica tortura para el Real Madrid. El juego del equipo granota, tanto con balón como sin balón, fue muy superior al de los blancos. Y aunque tardaron, las ocasiones acabaron llegando.

La primera, en el 22'. Tras un saque de espina, Rober Pier la peinó y Roger apareció en el segundo palo. Llegó muy justo y su disparo se estampó en el palo. Siete minutos después Pier la volvía a tener. Estaba solo en el punto de penalti, pero su remate se marchó por encima de la portería de CourtoisVinicius intentaba despertar a sus compañeros, pero ni él ni el resto del Real Madrid tienen las piernas tan frescas como hace un mes.

Benzema se dispone a tirar el penalti mientras Bardhi y Cabaco piden explicaciones al colegiado EFE

Benzema se dispone a tirar el penalti mientras los jugadores del Levante le piden explicaciones al colegiado / EFE

Cuando mejor estaba el Levante llegó el polémico penalti. Modric puso un centro a priori inocente y Bardhi, al ver que el balón iba a impactar con su cara, puso el brazo para protegerse en un acto reflejo. Dicha jugada se revisó en la sala del VAR y el colegiado acabó señalando penalti. Benzema, que completó su peor partido de los últimos meses, engañó a Aitor Fernández y situó el 0-1 en el marcador. Tras el saque de centro la tuvieron los granotas para igualar el resultado. Incomprensiblemente Roger se quedó solo ante Courtois, que ejerció de espantapájaros. El delantero, con toda la portería para él, la envió al palo. El segundo del partido. Nadie en el Ciutat de València se lo creía, pero el Madrid se marchó al descanso por delante en el marcador.

En la segunda parte, partido roto

El primero de los dos penaltis inventados supuso que el Levante tuviera que arriesgar mucho y tirar para adelante. El Real Madrid con espacios es un equipo mucho más peligroso, pero fue tan malo el nivel que exhibió hoy que ni en su salsa pudieron brillar. Tuvo alguna que otra ocasión, pero nada que hiciera pensar que pudiera lograr el segundo tanto.

Dejó con vida al conjunto granota y éste lo aprovechó. En el minuto 60', otra vez Morales, el mejor del encuentro, la puso a la perfección para Roger. El delantero se redimió de los dos palos previos con una definición exquisita a la que no pudo llegar Courtois.

Roger celebra con Doukouré el gol del Levante / EFE

Roger celebra con Doukouré el gol del Levante / EFE

El VAR vuelve a romper la ilusión del Levante

Con 1-1 en el marcador el partido volvía a estar abierto. Ambos equipos tuvieron sus ocasiones. Quizás la opción más clara fue de Vinicius, que se quedó solo ante Aitor Fernández y, como de costumbre, no definió tan bien como debería. El Real Madrid estaba cerca de perder dos puntos pero apareció su nuevo mejor amigo, el VAR, para dar por bueno un penalti vergonzoso.

Casemiro se tiró descaradamente al notar el aliento de Doukouré. Que engañe al colegiado pase, pero que el VAR no corrija la decisión es lamentable. La pena máxima fue convertida por Gareth Bale, que como ya hizo Benzema engañó al guardameta. La polémica llegó en la celebración: el galés, con cara de muy pocos amigos, apartó a Lucas Vázquez cuando fue a abrazarlo. Sí que saludó a otros compañeros, pero al gallego no quiso ni mirarlo. No parece una acción del todo inteligente, pues el canterano es uno de los futbolistas predilectos de Solari. Si ya jugaba poco, con el gesto de ayer cavó su propia tumba.

El Levante, muy tocado anímicamente, apenas tuvo capacidad de reacción. No logró llegar con claridad al área de Thibaut Courtois y no se pudo reponer al segundo escándalo del encuentro. Este acabó con más polémica en los minutos finales: Nacho Fernández fue expulsado en el 86' y Rubén Rochina, desde el banquillo, en el 89'.

 
Hoy destacamos