Merengadas

Un foto de archivo de Julen Lopetegui en el banquillo del Bernabéu / EFE

Un foto de archivo de Julen Lopetegui en el banquillo del Bernabéu / EFE

Lopetegui se juega comer los turrones en el Real Madrid

La derrota apabullante frente al Sevilla pone en jaque la continuidad del técnico que ha mejorado el juego colectivo, pero no da la talla contra los grandes

Claudia Granja @c_granjafranch

27.09.2018 14:08h

2 min

El calendario del Real Madrid achucha y pese a que los blancos continúan líderes empatados a puntos con el Barça, el juego de los de Lopetegui no convence. Ni siquiera a su entrenador. Desde que el vasco aterrizó en el Bernabéu el Madrid ha cambiado su estilo de juego considerablemente. El centro del campo ha adoptado un rol vital para el desarrollo del juego y a Lopetegui no le importa alinear a cuatro centrocampistas en un mismo once. La versatilidad ofensiva de Asensio e Isco es una opción real para la delantera que de momento solo tienes dos fijos: Bale y Benzema

El inicio de Liga fue plácido: Getafe, Girona y Leganés fueron las primeras víctimas de los blancos en la competición doméstica y la Roma salió escaldada de Chamartín en el primer partido de Champions League. Los resultados taparon algunas carencias en el juego merengue que se hicieron patentes frente al Athletic Club (1-1) y se confirmaron frente el Espanyol el sábado pasado. El Madrid sumó tres puntos, pero los pericos merecieron mucho más.

Con la resaca del fin de semana, el Madrid reavivió los fantasmas y demostró la falta de continuidad en el juego, que poco a poco se apaga según avanza el partido. Esta vez, el Sevilla no dio opciones a los blancos. Recital de fútbol de los de Pablo Machín que desnudaron a un equipo lleno de estrellas apagadas a 72 horas del derbi madrileño.

Calendario difícil

Lopetegui ha mejorado al equipo, pero no da la talla contra los grandes. Además, la irregularidad en el juego es una prioridad a resolver. Firmaron un gran partido frente a la Roma y fueron otro equipo contra los vascos y catalanes. Los mayoría de partidos ganados se han decidido por jugadas individuales fruto de la calidad de los jugadores de la plantilla, pero pocos goles han llegado en jugadas colectivas. 

Ante esta situación, preocupa el calendario de los próximos 10 días. Tras el tropiezo en el Sánchez Pizjuán, la agenda de los blancos no cesa. Recibirá el sábado en el Bernabéu al Atlético de Madrid y visitará al Alavés, equipo revelación de la temporada el próximo fin de semana. Dos encuentros a los que se les suma un compromiso intersemanal con un largo viaje. El partido contra el CSKA Moscú del martes de la Champions

De estos tres encuentros depende en gran parte la continuidad del técnico. Perder supondría un golpe duro para el Real Madrid a dos partidos de enfrentarse contra el Barça (el 28 de octubre en el Camp Nou). Ambos rivales quieren llegar con el mayor número de puntos para tener un margen de error suficientemente cómodo en un duelo de titanes que pasan por momentos muy delicados. Lopetegui debe resolver las carencias que ha demostrado hasta ahora antes de que se encuentre con los compromisos verdaderamente determinantes en los morros. Si no Florentino le buscará un relevo como hizo con Rafa Benítez. Para el presidente la prioridad es la entidad, no hay personalidades por encima.

 
Hoy destacamos