Palco

Josep María Bartomeu, en un acto del Barça | EFE

Josep María Bartomeu, en un acto del Barça | EFE

El Barça no ahorra ni la mitad de lo que pierde con el Estado de Alarma

Las diferentes medidas efectuadas por la junta directiva de Bartomeu no servirán para equilibrar la economía del club

Sergio Cabanelas @SCabanelas10

11.05.2020 00:07h

2 min

El Barça se encuentra en estos momentos en una situación crítica. La pandemia del coronavirus ha puesto en jaque al club culé, no solo a nivel deportivo o sanitario, sino también económico. La directiva de Josep María Bartomeu confía en que, con la previsible vuelta de las competiciones durante el mes de mayo, los números se estabilicen. 

Pero la realidad es que estos meses de confinamiento, que han provocado un estancamiento total del país, comportarán a la entidad azulgrana unas pérdidas millonarias difíciles de recuperar. Tal y como informamos en Culemanía, la cifra se podría acercar peligrosamente a los 90 millones de euros, y dejará a Bartomeu sin poder cumplir su promesa de alcanzar los 1.000 millones de euros de ingresos.

Foto de Josep Maria Bartomeu, presidente del Barça / TWITTER

Foto de Josep Maria Bartomeu, presidente del Barça / TWITTER

Teniendo en cuenta los números desde el pasado 14 de marzo, día en que se decretó el Estado de Alarma en España, el FC Barcelona tiene parados el 30% de los ingresos por derechos televisivos (85 millones) y asume como perdidos el 30% del presupuesto por taquillas, comida y bebida en el estadio (45M€). A estos, hay que sumar la pérdida de ingresos por las FCB Escoles (15M€), los más de dos meses de cierre del Museo –está prevista su apertura para el próximo 25 de mayo– (10M€) y la paralización de las tiendas con una evidente caída de la venta de camisetas y demás productos de merchandising (20M€).

Y todo esto sin contar ese citado 30% de derechos televisivos ya que, supuestamente, los partidos de Liga Champions se jugarán y emitirán, aunque se haga a puerta cerrada, y dando por sentado que los patrocinadores respetarán los contratos. En caso de no volver las competiciones, el palo rondaría los 200 millones.

Una reducción insuficiente

Visto el cisma que se venía encima, la junta directiva no tardó en tramitar un ERTE para todos los trabajadores del club, y acordar un reducción salarial con los deportistas de un 70% mientras dure la crisis. Una decisión que implica un ahorro de 16 millones de euros al mes. No obstante, fuentes del Barça no han querido dar más detalles sobre si esta rebaja salarial dejó de tener efecto con la vuelta de los entrenamientos, si acabará con el regreso de la competición o si se extenderá hasta el final del estado de Alarma. 

Sin embargo, la realidad es que, ni en la más optimista de las opciones, la entidad que preside Josep María Bartomeu no conseguirá ahorrar ni la mitad de lo que ha perdido estos meses de confinamiento. En este sentido, y analizando los tres escenarios, si esta reducción se hubiese acabado con la vuelta de las sesiones en la ciudad deportiva, que tuvo lugar el pasado 8 de mayo, el FC Barcelona no habría atesorado ni 32 kilos.

Josep Maria Bartomeu en una foto de archivo / EFE

Josep Maria Bartomeu en una foto de archivo / EFE

Si finalizase con la conclusión del actual Estado de Alarma en España, programado para el próximo 24 de mayo (y que podría no ser la última prórroga), estos números se incrementarían hasta los 39 millones. Y finalmente, si se extendiese la rebaja hasta el inicio de la Liga, prevista aproximadamente para mitad de junio, se llegarían hasta los 48 millones de euros. En este último caso, sería el único que superaría la mitad de estos 90 kilos de pérdidas previstos. 

No obstante, es evidente que la rebaja salarial del 70% acordada por Bartomeu con los deportistas será insuficiente para equilibrar la masa salarial del club esta temporada. Este hecho implicará que la entidad azulgrana tenga que apostar por la venta de jugadores o la potenciación de la facturación digital como principales vías para salvar la economía del Barça en un futuro próximo. 

 
Hoy destacamos