Palco

Imagen de un Congreso Mundial de Peñas en agosto de 2018 / FCB

Imagen de un Congreso Mundial de Peñas en agosto de 2018 / FCB

Toni Guil: “Laporta pretende dividir el movimiento de peñas”

El presidente del FC Barcelona comunicó a la Confederación Mundial de Peñas la decisión unilateral de rescindir el convenio vigente

Jonathan Mondéjar

20.08.2021 00:14h

5 min

Las Peñas son algo muy importante en la historia del FC Barcelona. Sirven para unir al barcelonismo, que no tiene límites ni fronteras. La primera mención oficial de una Peña Barcelonista en un documento oficial del club fue en 1919, sin embargo, en 1944 se creó la primera peña contemporánea, según informa el Barça.

No fue hasta 2015 cuando la Confederación Mundial de Peñas fue fundada con el objetivo de impulsar el movimiento peñístico por todo el mundo y con especial atención a los valores del deporte, de la solidaridad y del civismo.

Una imagen de archivo de Bartomeu en un encuentro con las peñas / FC Barcelona

Una imagen de archivo de Bartomeu en un encuentro con las peñas / FC Barcelona

La entidad y la organización de Peñas estaban trabajando de forma conjunta, hasta que el pasado 30 de julio Joan Laporta decidió romper las relaciones, en lo que fue todo un shock para el barcelonismo. Toni Guil, actual presidente de la Confederación Mundial de Peñas responde para Culemanía todas las dudas sobre los últimos acontecimientos.

¿Se han roto las relaciones con el club?

“Más que relaciones, lo que ha roto el club son las relaciones que estaban vinculadas a un convenio de colaboración que da por finalizado. Nosotros le decimos al club sobre sus motivos lo siguiente: estaban actuando de forma incorrecta. La cláusula que utilizan para romper el convenio es en lo que no estamos de acuerdo. Si el club hubiese utilizado una cláusula de rescisión con comunicación previa de dos años como estaba reflejada en el convenio, nosotros podríamos haber iniciado un nuevo marco de diálogo. Tendríamos un periodo de dos años para buscar cualquier tipo de solución”.

¿Qué pasa con el convenio?

“El club hace una rescisión unilateral y automática y reitero que no es correcta para nosotros. Consideramos que el convenio es todavía vigente. Y como es vigente se debe aplicar. Teníamos un servicio en forma de espacios y prestaciones como la hospitalidad y entradas, además de recursos económicos. Si el club considera el convenio rescindido estos asuntos quedan afectados. Estamos con este tira y afloja. Nosotros no hemos podido frenar el hecho de salir de las instalaciones del club. Los espacios estaban recogidos en el convenio”.

¿Qué se le plantea al club?

“Queremos un diálogo abierto para establecer un nuevo marco de relaciones con el club. Si la situación del club es dramática económicamente y así lo entendemos también, nos desmarcamos. El tema económico no es importante para nosotros, eliminemos ese asunto de la ecuación, ya que llegaremos a un acuerdo en ese sentido. Para nosotros es más importante la relación con el club y cómo el club continúa dando servicio a las peñas. Queremos que no se desmantele el servicio a las peñas ni que se empobrezca. Es más importante que los recursos económicos que el club brindaba a la confederación. Vamos a sentarnos y vamos a buscar un marco de regulación para encontrar un nuevo contexto que se adecue a las circunstancias actuales del club. Pedimos diálogo abierto y franco”.

¿Quién o quiénes fueron los interlocutores del club?

“Nos hemos puesto en contacto con el director general y con Laporta, que me dijo que la decisión de la junta era de rescindir el convenio directamente. Eso me dijo Laporta cuando me reuní con él. No fue una comunicación de forma constructiva para ver de qué manera podemos buscar una solución ni nada. Simplemente, fue unilateral”.

¿Cómo fue la reunión con Laporta? ¿Hubo momentos de tensión?

"Es evidente que la reunión tuvo momentos de tensión, pero fue correcta. No puedo decir que fuese constructiva, porque no hubo oportunidad alguna de hablar de futuro. Discrepamos en las cuestiones que, desde el punto de vista de la junta directiva, están detrás de la rescisión del convenio. En particular el tema económico. El momento más tenso fue cuando planteamos la incoherencia de haber firmado un compromiso con la Confederación, que ahora se demuestra que va en sentido contrario a las decisiones que la junta está tomando en relación a las Peñas".

¿Cómo puede cambiar tanto unas relaciones?

“La junta directiva quiere tener una relación de peña a peña y pretende dividir las relaciones entre ellas. Tener una relación individual con las peñas y nosotros creemos que les Peñas decidieron desde hace muchos años tener una relación que funcionase de forma colectiva y no de forma individual. El club pretende eliminar de la ecuación la voluntad de la Confederación, que es funcionar de la manera conjunta que venimos trabajando. Esa es la base argumental, trabajamos para el bien del FC Barcelona y no en favor de nadie”.

¿Qué motivo hay para que haya ocurrido esto?

“La junta directiva parece que interpreta que nuestra posición podría ser una fuente de contrapoder hacia ellos. Siempre hemos sido leales a todas las juntas directivas. Que no haya fantasmas de un potencial contrapoder que pueda ver o encontrar la junta directiva en las Confederación.  No es así. No es nuestra misión, nuestra misión es estar siempre al lado del Barça y ser leales a la junta directiva del Barça. Nunca hemos recogido firmas como colectivo en contra de ninguna junta directiva. Siempre hemos sido neutrales. Ni en ninguna moción de censura hemos participado”.

¿Qué pasó durante el último proceso electoral?

“Laporta firmó en Febrero un documento de compromiso con la Confederación de Peñas diciendo textualmente que colaboraría con nosotros. Por ejemplo, para llevar a cabo el proyecto Peñas siglo XXI con el respeto y el trabajo que supone colaborar con la Confederación, tal y como pone en el documento firmado. Es más, también en el año 2015 Joan Laporta ya firmó ese documento de compromiso con la Confederación Mundial de Peñas”.

¿Cómo era la relación con la anterior junta?

“La relación con Bartomeu era un tipo de relación cordial con él y con algunos miembros de su junta directiva. Entre todos fuimos capaces de construir una estructura que realmente diese sostenibilidad al movimiento de Peñas”.

Respecto a las relaciones con los presidentes anteriores (Sandro, Bartomeu, Laporta)

“El presidente del Barça debería prescindir de las buenas o malas relaciones que la Confederación pueda tener con un presidente en concreto. Siempre han sido cordiales las relaciones. Siempre han sido correctas las relaciones con Laporta en su primer mandato; han sido cordiales y correctas y me atrevería a decir que constructivas con la junta de Sandro Rosell, y han sido buenas, cordiales y constructivas con Josep Maria Bartomeu”.

¿Qué interpreta Toni Guil de todo esto?

“Yo interpreto que es una mezcla de todo. Sobre todo es esta concepción desde mi punto de vista errónea de que el movimiento de Peñas tiene que estar tutelado por el control de la junta directiva. Somos independientes. Hemos reiterado el interés por el bienestar del club y de cualquier junta directiva. Cuando decae la cuestión económica, por nuestra parte es porque no le damos importancia. De hecho, los ingresos que recibimos por parte del club son mucho menores que los firmados por el convenio. Desde antes de existir el convenio, ya recibíamos más de lo que recibimos ahora. Sin la cuestión económica deberíamos sentarnos en una mesa de diálogo para despejar dudas y fantasmas que hubiese sobre la Confederación Mundial de Peñas”.

 
Hoy destacamos