Universo Blaugrana

Dembelé jugando a un videojuego con un amigo / INSTAGRAM

Dembelé jugando a un videojuego con un amigo / INSTAGRAM

El Barça pone nuevas restricciones a Dembelé

Las sanciones económicas continuarán si mantiene su impuntualidad, pero también se pondrán medidas para evitarlo

Claudia Granja @c_granjafranch

14.12.2018 18:05h

2 min

El Barça no quiere perder a Ousmane Dembelé. Tras recibir varios toques de atención y recuperar su buen fútbol con goles y buenas actuaciones, parece que solo queda que el francés culmine su adaptación definitiva al juego azulgrana y ordene su vida privada. 

Dos cuestiones que están en las manos del extremo, pero por las que el club pondrá todas las medidas necesarias para que se den lo antes posible. En cuanto al fútbol del Mosquito, desde la entidad azulgrana entienden que su perfil es distinto y que sus cualidades pueden dar alternativas al juego del equipo. Lo más preocupante es su vida personal fuera de la Ciutat Esportiva y del Camp Nou. Un joven con demasiado tiempo libre, malos hábitos y un reloj que no sigue la rutina de un futbolista profesional que se suma a un carácter algo distraído.

Medida antirretraso

Tal y como informa Marca, parece que el club ha obligado al jugador a cambiar algunos de sus hábitos cotidianos sin entrometerse en su vida privada y sus horarios. El francés es un adicto a los videojuegos y sus compañías tampoco ayudan a que se dé cita con la cama a las horas recomendadas. 

Por ello, han prohibido al jugador apagar su teléfono móvil por la noche o dormir con éste en silencio. Una primera medida suave, que es el precedente de unos cambios que el club impondrá al jugador paulatinamente. En el vestuario es un chico querido con el que nunca han existido malos rollos, tal y como ha explicado Jordi Alba en un acto este viernes, pero con el que hay tener un trato especial dada su edad y su carácter despistado. 

Ousmane Dembelé en un entrenamiento del Barça / EFE

Ousmane Dembelé en un entrenamiento del Barça / EFE

Aun así, las multas administrativas se mantendrán si no pone fin a sus retrasos al trabajo. Por el momento lleva ya más de 200.000 euros pagados en sanciones económicas a consecuencia de sus retrasos. El que le dejó fuera del Barça-Betis y el que se produjo el día después de tumbar al Espanyol en Cornellà-El Prat. 

Otras de las alternativas que maneja el club es poner a disposición del jugador una figura como el hijo de Pepe Costa, Álvaro, que controlaba a Neymar cuando era jugador azulgrana. Aunque los motivos de sus noches largas eran otros con el brasileño --amante de la fiesta barcelonesa-- la falta de sueño, reposo y responsabilidad concluyen con las mismas consecuencias. 

La estrategia es clara. Dar margen al francés vista su evolución en el verde con más mano izquierda que mano dura. 

 

Hoy destacamos