Universo Blaugrana

Los jugadores del Barça haciendo piña tras la victoria en Copa / EFE

Los jugadores del Barça haciendo piña tras la victoria en Copa / EFE

Las claves de la victoria del Barça en la final de Copa

Los culés se hicieron con la competición copera con una exhibición en la segunda parte

Oriol Quintana @urikingkat

18.04.2021 00:52h Actualizado: 18.04.2021 12:47 h.

2 min

El FC Barcelona es el nuevo campeón de la Copa del Rey. Los de Ronald Koeman pasaron por encima del Athletic Club con una exhibición en la segunda parte de la final. Todo aquello que ese atascó y no quiso entrar en la primera parte, lo hizo en la segunda. Goleada por 0-4 e inyección de optimismo.

El planteamiento de inicio del cuerpo técnico era toda una declaración de intenciones: tres defensas, carrileros y juego por dentro. La posesión era culé, la presión era muy alta y no estaban dispuestos a dejarse intimidar por las amenazas a la contra de los vascos.

En este sistema cabe destacar la presencia de Gerard Piqué, acompañado de Óscar Mingueza y Clement Lenget. Los tres estuvieron muy atentos, avanzándose a los delanteros rojiblancos y siendo los primeros jugadores en dar un paso adelante para atacar. Un atrevimiento que empequeñeció al Athletic Club.

Piqué, en una acción ante el Athletic | EP

Piqué, en una acción ante el Athletic | EP

Paciencia y seguridad

Aunque en el primer tiempo no se produjo un aluvión de ocasiones, los culés se sentían muy superiores. El gol caería tarde o temprano. Ronald Koeman mantuvo los once titulares, demostrando confianza y convencimiento en su elección. A la hora de juego, Antoine Griezmann abría la lata.

Los jugadores cambiaron de actitud. Dejaron las quejas comprensibles a Martínez Munuera por tranquilidad y determinación. Tenían la final en sus manos. Ganarla o no dependía de ellos. Y no fallaron. Cuando las fuerzas de los vascos decayeron, empezaron a llegar los tantos de los azulgranas.

De Jong y las internadas bandas

Frenkie de Jong fue el hombre del partido. Estuvo omnipresente en todas las zonas: creando las ocasiones, controlando los tempos y cerrando en defensa. Marcó un gol llegando de segunda línea y asistió a Griezmann y a Messi en dos goles. Un director de orquestra que se graduó en su primera final.

Messi y De Jong abrazándose / FC Barcelona

Messi y De Jong abrazándose / FC Barcelona

También merecen mención especial las bandas, uno de los puntos débiles del Athletic. Jordi Alba y Sergiño Dest aparecieron una y otra vez en esta zona. Tres de los cuatro goles llegaron gracias a acciones por las bandas: una por la derecha --de De Jong-- y dos del lateral de L’Hospitalet desde la izquierda.

El olfato goleador de Messi

Y como no. En un partido importante nunca falta el mejor del mundo. Leo Messi se sumó a la fiesta con un doblete. El primer tanto, tras un buen recorte dentro del área. El segundo, con la típica acción con Alba en la izquierda. Dos tantos marcado por la sutileza más que por la potencia y la rabia. Él es el verdadero Rey de Copas.

 
Hoy destacamos