Universo Blaugrana

Ernesto Valverde en un encuentro del Barça / EFE

Ernesto Valverde en un encuentro del Barça / EFE

El error de fulminar a un Valverde líder y con el respaldo de Messi

¿Se precipitó el Barça al prescindir del técnico extremeño en enero?

Pau Beya Acero @pbeya96

17.07.2020 18:07h

2 min

De esos barros, estos lodos. El FC Barcelona, con Quique Setién en el banquillo, atraviesa una situación extremadamente crítica. El conjunto azulgrana se despidió definitivamente de la Liga con un partido para el olvido contra Osasuna. El devenir de los acontecimientos hace pensar que despedir a Ernesto Valverde a mitad de temporada fue un error.

Así parece creerlo también la estrella del equipo catalán, Leo Messi, quien tras el choque ante el equipo rojillo lamentó que el rendimiento del equipo "desde enero" fue malo. Son cada vez más los aficionados que piensan como el delantero argentino, en especial tras ver que el preparador cántabro no ha sido capaz de cambiar nada.

¿Era necesario?

Si bien es cierto que el trabajo de Valverde no era especialmente bueno, echarlo a mitad de temporada fue darse un tiro en el pie. El ciclo del Txingurri en Can Barça debería haber terminado el verano pasado, tras el batacazo de Liverpool. El proyecto ya no se sostenía por ningún lado y su continuidad era sinónimo de alargar la agonía.

Ernesto Valverde dirigiendo el banquillo del Barça /REDES

Ernesto Valverde dirigiendo el banquillo del Barça /REDES

Pero, si el club confió en él para el principio del curso, debería haber extendido esa confianza para todo el año. El juego no era brillante, es cierto, pero no lo había sido en toda la era Valverde. Las diferencias eran mínimas y los resultados seguían acompañando a un FC Barcelona que marchaba líder en Liga.

Además, su destitución se produjo tras la Supercopa de España, un título que dista mucho de ser considerado uno de los importantes. El Atlético superó al conjunto catalán, pero obviando los diez minutos finales el equipo de Valverde completó un gran encuentro. El miedo a quedarse en blanco esta temporada invadió a la cúpula de la entidad, que tomó una decisión precipitada.

Confianza

Más allá de los aspectos puramente deportivos, el Txingurri tenía algo que Quique Setién no ha podido lograr. El apoyo y la confianza del vestuario, del que ya se puede afirmar sin miedo que tiene mucho poder en el FC Barcelona actual. Por h o por b, Valverde tenía a los pesos pesados de su lado.

Una foto de Ernesto Valverde y Leo Messi durante un entrenamiento del Barça / FCB

Una foto de Ernesto Valverde y Leo Messi durante un entrenamiento del Barça / FCB

El técnico santanderino, en cambio, se las ha tenido con varios cracks. Y para muestra, las declaraciones de este jueves de Leo MessiLuis Suárez también le ha contradicho en más de una ocasión y con el resto no se acaba de entender. Y, ante esta división, el Barça no acaba de funcionar.

Mirando atrás, probablemente lo más óptimo era que Ernesto Valverde hubiera seguido hasta final de temporada. Primero, porque los resultados y el tener al vestuario de su lado le avalaban. Segundo, porque una destitución a mitad de curso difícilmente iba a solucionar los problemas que tenía -y tiene- el FC Barcelona. Setién fue un parche y a la vista está que no ha funcionado.

 
Hoy destacamos