Culemaníacos

Ansu Fati y Riqui Puig en una imagen de archivo con el Barça / FC Barcelona

Ansu Fati y Riqui Puig en una imagen de archivo con el Barça / FC Barcelona

La esperanza que Ansu Fati, Riqui Puig y Collado tienen depositada en el Barça B

Las jóvenes promesas del filial pueden estar el próximo curso entre el primer y el segundo equipo

Oriol Quintana @urikingkat

28.05.2020 15:09h Actualizado: 01.06.2020 17:55 h.

3 min

El Barça quiere rejuvenecer la primera plantilla de cara a la próxima temporada. Se abrirán las puertas de salida a jugadores que han dejado sus mejores años en el Camp Nou y muy probablemente se dará la bienvenida a figuras que pueden ser importantes como Lautaro Martínez o Miralem Pjanic.

Otra de las carpetas que se están estudiando detalladamente es la del filial. Del equipo de García Pimienta hay varios nombres que piden a gritos el salto al primer equipo y el club todavía no sabe qué hacer con ellos. Actualmente están bajo las órdenes de Quique Setién: Ronald Araújo, Monchu, Riqui Puig, Álex Collado y Ansu Fati.

Araújo, Rakitic, Collado y Akieme en el césped de San Paolo / FC Barcelona

Araújo, Rakitic, Collado y Akieme en el césped de San Paolo / FC Barcelona

Todo apunta que el central uruguayo será la cuarta pieza en la zaga azulgrana mientras que Monchu, el capitán del B, sigue sembrando varias dudadas de cara al futuro. Se espera que los otros tres jugadores --Puig, Collado y Fati-- estén a caballo entre los dos conjuntos hasta que den el salto definitivamente.

El ascenso a Segunda División

En las próximas semanas no solo se decidirá el campeón de Primera División, sino que el Barça también tiene mucho interés puesto en lograr el ascenso del filial a Segunda División. Los culés participarán en un play-off donde solamente podrán ascender cuatro equipos. Por si fuera poco, Garcia Pimienta tendrá que tirar de juveniles para completar el equipo pues hay cuatro del B --más Ansu-- en dinámica de la primera plantilla que seguramente no bajarán a ayudar.

La entidad sabe que sus jóvenes talentos necesitan de minutos y de competitividad. Si suben al primer equipo serán los damnificados de la feroz competencia y apenas tendrán oportunidades en la élite. En cambio, si se quedan en Segunda División B, su progreso se verá estancado. Lo mejor para todos sería disputar el próximo curso la categoría de plata.

Riqui Puig, Eder Sanabria y Quique Setién en una imagen de archivo / FC Barcelona

Riqui Puig, Eder Sanabria y Quique Setién en una imagen de archivo / FC Barcelona

Segunda División es una de las ligas más competitivas que hay y se reduciría ese salto del filial al primer equipo. Eso provocaría que los talentos del Johan Cruyff pudieran contar más a menudo para Quique Setién. Si logran subir, su continuidad está prácticamente garantizada. Si no, la opción de cesión coge más fuerza.

Gran competencia

Uno de los nombres que más dudas generan es el de Ansu Fati. El extremo de 17 años ha sido una de las mejores sorpresas del equipo esta temporada, pero, tras la llegada del cántabro, su protagonismo ha ido a la baja. Según informó Sport este miércoles, aunque tiene varias ofertas de cesión, el club se niega a abrirle las puertas de salida.

La verdad es que la primera plantilla del próximo curso contará con más competencia que este. A los cinco delanteros actuales --Leo Messi, Luis Suárez, Antoine Griezmann, Martin Braithwaite y Ousmane Dembelé-- se les debe sumar el regreso de Philippe Coutinho --aunque volvería al interior-- y la incorporación ya confirmada de Francisco Trincao. También se puede dar el fichaje de Lautaro Martínez y de Neymar Junior. Las opciones del juvenil se reducen.

Ansu Fati, durante un partido de Liga con el Barça /FC Barcelona

Ansu Fati, durante un partido de Liga con el Barça /FC Barcelona

Algo parecido sucede con Riqui Puig y Álex Collado. Aunque los dos gustan mucho al cuerpo técnico, difícilmente cuenten con las oportunidades necesarias. Sergio Busquets y Frenkie de Jong siguen siendo intocables y a ellos se les debe sumar Arthur Melo y Carles Aleñá (cedido en el Betis), con la incógnita de Arturo Vidal e Ivan Rakitic, ambos casi sentenciados. También se tiene que contar con el más que probable regreso de Cou y con el fichaje de un interior como Miralem Pjanic o Fabián Ruiz.

En definitiva, el futuro del talento del filial pasará ahora más que nunca por la categoría donde jueguen la próxima temporada. Segunda B se les ha quedado muy pequeño y el overbooking de fichas en el primer equipo les reduce mucho las posibilidades de brillar. Un ascenso a la categoría de plata evitaría una buena fuga en forma de cesiones. 

 

Hoy destacamos