Merengadas

Una foto de Florentino Pérez y Sergio Ramos durante un acto / EFE

Una foto de Florentino Pérez y Sergio Ramos durante un acto / EFE

La pelea que Sergio Ramos tuvo con Florentino Pérez hace cuatro años

El capitán ya barajó la posibilidad de salir del club por tensiones con el presidente que ahora vuelve a aflorar en su desencuentro tras la derrota ante el Ajax

Claudia Granja @c_granjafranch

09.03.2019 16:31h

2 min

Sergio Ramos y Florentino Pérez son dos de los máximos representantes a nivel mundial del Real Madrid. Trabajan codo con codo, en sus respectivas facetas, por el bien del club, pero no todo son alegrías entorno a dos hombres de extremado carácter.

La discusión que protagonizaron en el vestuario del equipo blanco en el Santiago Bernabéu tras la derrota frente al Ajax fue el último episodio de tensión máxima entre ambos, pero no el primero. Florentino y Sergio tienen una relación más que buena. El capitán es uno de los hombres fuertes del presidente a la hora de negociar con la plantilla mejoras, condiciones vacacionales y métodos de desplazamientos, pero también han tenido sus más y sus menos. 

Diferencias e intereses

Ocurrió cuatro años atrás cuando el camero firmó su última renovación por la entidad de Chamartín. El Sevillano era uno de los héroes del madridismo tras clasificar al Madrid con sus dos goles frente al Bayern a la final de la Champions de 2014, un título que posteriormente conquistaron frente al Atlético de Madrid con el gol del empate de Ramos en el 94 y que abrió la goleada blanca en la prórroga.

Ramos dio el primer paso para acabar con la sequía europea que duró más de una década sin conquistar una orejona. Un buen rendimiento que prolongó durante la temporada 2014-15, pese a que no ganaron ningún título, solo el Mundial de Clubes. Y a ese nivel, al que se sumó su condición de intocable en la selección española, el central quiso ver recompensado el esfuerzo deportivo económicamente por su figura en el verde y en el club.

Una foto de Sergio Ramos y Florentino Pérez / EFE

Una foto de Sergio Ramos y Florentino Pérez / EFE

Y en el verano en que el Barça descansaba como campeón de Europa, Ramos negoció una mejora contractual con Florentino Pérez que no fue fácil. Por aquel entonces, percibía seis millones de euros anuales. Una cifra que consideraba muy alejada de la realidad y de la masa salarial del equipo con CR7 a la cabeza.

Florentinto y Ramos tuvieron sus más y sus menos y el andaluz aprovechó el interés del Manchester United- que le ofrecía 11 millones de euros por temporada—para poner presión al presidente blanco.

Surtió efecto

La estrategia no gustó, ni al empresario español ni al club inglés –que posteriormente se consideró utilizado—pero surtió efecto. En un momento de las negociaciones Ramos llegó a plantearse seriamente abandonar la capital por las negativas de Florentino que no quería superar los ocho millones.

Todo apuntaba a que el capitán se marchaba, pero tampoco había un recambio a un precio factible y Florentino acabó cediendo: 10 millones y contrato hasta 2020.

Unas diferencias que el propio Ramos reconoció posteriormente en una entrevista: “Tuve una oferta formal del United, por un momento pensé en cambiar de aires, pero al fin y al cabo mi prioridad siempre fue el Real Madrid y lo pensé por otros motivos. No me sentí engañado, pero quizá en alguna época decepcionado- Había problemas que se solucionaron y todos contentos". Esa fue la primera disputa que ambos protagonizaron en primera persona. Una vez limadas asperezas y con un contrato de por medio que garantizaba tiempo al presidente, Ramos y Pérez volvieron a escenifica sus diferencias más destacables la semana pasada. Una lucha de egos y poder que en el Bernabéu esperan que acabe bien.

 

Hoy destacamos