Universo Blaugrana

Una foto de Ousmane Dembelé durante el partido contra el Olympique de Lyon / EFE

Una foto de Ousmane Dembelé durante el partido contra el Olympique de Lyon / EFE

El Barça estuvo más cercano al Valladolid que al Tottenham

Los de Valverde mejoran la versión pero siguen lejos del 'modo Champions'

Víctor Malo @VMalo8

20.02.2019 00:12h

2 min

Mala suerte en Lyon. El FC Barcelona se esforzó horrores por llevarse una victoria del OL Stadium pero no fue capaz. El acierto de cara al gol no estuvo del bando blaugrana.

Las dudas que generaba el planteamiento inicial de Valverde –sin Arturo Vidal ni Coutinho, con dos centrales en el banquillo en lugar de solo uno como de costumbre y dejando a Boateng en la grada– no se disiparon con el paso de los minutos. Si bien los azulgrana fueron sensiblemente superiores con ese 4-4-2 que recuperó al Sergi Roberto centrocampista, faltó chispa.

La versión que mostró el Barça estuvo muy lejos del modo Champions que se exhibió en fase de grupos contra el Tottenham. De hecho, se pareció mucho más a la imagen que lució en su último partido de Liga, mucho más reciente, contra el Valladolid.

Presión alta y ocasiones por ambas partes 

El Barça de Lyon fue algo mejor al que venció al Pucela con un gol de penalti de Messi, pero las similitudes saltaron a la vista. Pese a tener menos imprecisiones contra el Olympique, los galos generaron claras ocasiones de gol en el primer tiempo. No marcaron por muy poco.

Una foto de Sergio Busquets durante el partido contra el Olympique de Lyon / EFE

Una foto de Sergio Busquets durante el partido contra el Olympique de Lyon / EFE

Es cierto que el Barça saltó muy bien al césped. La presión alta llevó a recuperar tres balones en zona ofensiva en pocos minutos por parte de Sergi Roberto, Busquets –el de Badia del Vallès protagonizó dos buenos lanzamientos a portería– y luego Messi que generaron ocasiones de peligro.

Pero cambió el guión de partido: el Olympique se puso las pilas y demostró que no estaba dispuesto a dejarse dominar. Los azulgrana entraron en un tramo de dudas, aunque recuperaron sensaciones al final del primer tiempo.

¿Dónde está el Barça de Wembley? 

En la segunda parte el Barça salió menos lúcido al césped, pero con el paso de los minutos se fue asentando para imponer su clara superioridad sobre un rival que terminó pidiendo la hora. En los compases finales del choque el Barça tuvo claras ocasiones de gol, pero la fortuna no acompañó a unos espesos Suárez y Messi.

Una foto de Suárez durante el partido ante el Olympique de Lyon / EFE

Una foto de Suárez durante el partido ante el Olympique de Lyon / EFE

En este sentido, fue similar al encuentro contra el Valladolid porque ambos estuvieron marcados por la dificultad inicial para generar ocasiones claras, momentos de espesura y un final en tromba donde no llegaron los goles de milagro. En total, 25 disparos, aunque solo cinco entre los tres palos.

Dos versiones que, pese a tener momentos de abundancia ofensiva, siguen muy alejadas del Barça que destrozó al Tottenham en Wembley (2-4) con la presencia de un Arthur ahora lesionado. Y ese es precisamente el modo Champions que quiere la afición.

 

Hoy destacamos