Universo Blaugrana

Valverde dialoga con Dembelé durante un entrenamiento del Barça / EFE

Valverde dialoga con Dembelé durante un entrenamiento del Barça / EFE

Coutinho, Dembelé y Malcom o la sorpresa de Valverde

El Txingurri confía en hacer valer el estilo de juego del Barça para imponerse al Atlético

Yago González

24.11.2018 12:15h

2 min

Atlético de Madrid y FC Barcelona se enfrentan este sábado en un choque de altura. Ambos equipos representan estilos de juego diametralmente opuestos y se presume una lucha feroz por imponer el modelo a seguir sobre el césped. En este sentido, Simeone y Valverde afrontan un apasionante duelo táctico desde el banquillo.

Ernesto Valverde ha preparado el encuentro a conciencia. El técnico dio fiesta hasta el lunes a los jugadores que no se marcharon con sus respectivas selecciones. El martes fue el día acordado para la vuelta al trabajo. Los internacionales, por su parte, se fueron reincorporando paulatinamente a lo largo de la semana, a medida que quedaron aliviados de sus compromisos.

En este sentido, Arturo Vidal volvió a demostrar su compromiso con el club al adelantar su regreso de Chile. Estaba previsto que volviera el viernes, pero el centrocampista regresó el jueves para llegar a tiempo en el último entrenamiento del grupo antes de viajar a Madrid. Vidal se presume una de las piezas claves del Barça para asaltar el Wanda Metropolitano.

Bajas sensibles en ambos bandos

El liderato de la Liga está en juego, dado que los colchoneros se encuentran a tan solo un punto del Barça. Pese a la actitud victimista de los de Simeone en las horas previas al encuentro, lo cierto es que ambos conjuntos llegan en condiciones similares. El Barça adolece de un agujero tremendo en defensa, mientras que el Atleti sufre horrores para anotar un gol. A su vez, ambos tienen bajas sensibles en la enfermería.

Simeone no puede contar ni con Diego Godín ni con José Giménez. La zaga colchonera, por tanto, quedará cubierta por Savic y Lucas Hernández, recién recuperados de sus lesiones. En el lateral derecho también tendrá que jugar Santiago Arias por la lesión de Juanfran.

Pero el Barça no se queda atrás. Valverde ya contaba con la baja de Rakitic, a quien se unió finalmente Coutinho. Aunque se había especulado con que el brasileño recibiría el alta médica, al final el club prefirió ser conservador y no forzar su regreso. El cuerpo técnico ha decidido no arriesgar con el delantero. Valverde deberá elegir entre un once ofensivo, con Dembelé o Malcom arriba, o una opción más equilibrada que diera entrada a Rafinha.

La sorpresa de Valverde

De este modo el Txingurri tiene varias opciones sobre la mesa. Está la posibilidad de poner a Sergi Roberto en el centro del campo junto con Arturo Vidal. En este esquema también podría entrar Rafinha, aunque el arrojo y el músculo del chileno se presume vital para contrarrestar la agresividad y el empuje del Atlético.

Malcom, Rafinha, Coutinho y Arthur o el clan brasileño del Barça en un entrenamiento / EFE

Malcom, Rafinha, Coutinho y Arthur o el clan brasileño del Barça en un entrenamiento / EFE

Otra opción más arriesgada consiste en dar entrada a Dembelé o Malcom en la delantera, manteniendo así el tridente ofensivo junto con Luis Suárez y Messi. Es una posibilidad que el técnico también podría incorporar a lo largo del encuentro en función de cómo se desarrolle.

Buena parte de las aspiraciones del Barça pasan por dominar el centro del campo. Por un lado mediante la garra de Arturo Vidal, pero también con la creación y la magia de Arthur. El brasileño estará en el punto de mira de los “perros de presa” de Simeone. Irán a morderle. De ahí que Arthur deba ser especialmente cuidadoso con las pérdidas de balón.

El Atlético de Madrid cederá la posesión al Barça y buscará el contragolpe. Los azulgrana, a su vez, buscarán un dominio efectivo del balón. Que el esférico circule con fluidez.

 

Hoy destacamos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.