Universo Blaugrana

Luis Suárez y Sergio Ramos durante el último clásico disputado en el Camp Nou / EFE

Luis Suárez y Sergio Ramos durante el último clásico disputado en el Camp Nou / EFE

Los duelos que decidirán el Barça-Madrid

Dominar cada zona del campo será clave para conseguir la victoria

28.10.2018 11:07h Actualizado: 30.10.2018 14:20 h.

3 min

El resultado final de un clásico es la consecuencia global de pequeños duelos internos sobre el terreno de juego. Cada posición tendrá su pequeña contienda y tanto el Barça como el Real Madrid deberán dar el cien por cien en cada una de sus líneas.

Los futbolistas que salten al campo tendrán que sacar a relucir sus virtudes, pues en frente tendrán a un rival que intentará superarlos en cada ocasión y el mínimo fallo o distracción puede suponer un resultado negativo para los intereses del equipo. A priori, en un clásico las fuerzas están más igualadas que nunca y el choque entre atacantes y defensores puede desencadenar un sinfín de posibilidades.

Juego de bandas

El Real Madrid tiene un punto fuerte en la banda izquierda, tanto con Marcelo en el lateral como con Gareth Bale en el extremo. El zaguero brasileño deberá contener sus subidas al ataque para tratar de frenar al jugador azulgrana que ocupe la posición de extremo derecho. Si Valverde apuesta por el esquema utilizado el pasado miércoles en la Champions League, Rafinha sería el encargado de crear peligro en esa banda, contando, además de con contundencia física, una mayor asociación de juego.

Una foto de Gareth Bale / EFE

Gareth Bale conduce el balón durante un partido del Real Madrid / EFE

Si el técnico extremeño opta por sorprender, Dembelé o Malcom generarían mayor electricidad, algo que podría suponer más problemas para un Marcelo al que buscarían desbordar. Con Bale como extremo el Real Madrid conseguirá impregnar la banda de fuerza y rapidez. Pese a ser un jugador discutido, las capacidades del atacante galés no se pueden poner en entredicho y más en un partido como el clásico, en el que los jugadores se crecen como nunca.

De jugar por la banda derecha, el duelo con Jordi Alba será apoteósico. El lateral zurdo azulgrana es garantía de contención, mientras que si Bale actúa por la banda izquierda y delante tiene a Sergi Roberto, el duelo se decantaría del lado blanco, ya que el no es la posición natural del canterano y podría sufrir en carrera.

Dominar el balón

El dominio del centro del campo cobrará mucha importancia y ambos conjuntos cuentan con jugadores capaces de retener el balón a la vez que generar juego. Por parte del Barça la misión de Busquets, Rakitic y Arthur será la de ganarle la posesión a sus homólogos del real Madrid. Tal y como ha empezado la temporada, los azulgrana parten como ligeros favoritos para contrarrestar a a la medular formada por Casemiro, Modric y Kroos.

Modric y Rakitic en el Real Madrid Barça de 2017 / EFE

Modric y Rakitic en el Real Madrid Barça de 2017 / EFE

En ambos casos querrán surtir de balones a sus compañeros de ataque, entre ellos a los jugadores que están llamados a marcar las diferencias. Sin poder contar con Messi, el factor magia por parte azulgrana recaerá en Philippe Coutinho. El jugador brasileño ya se ha asentado como titular, pero será en el clásico donde deba mostrar todo de lo que es capaz. Su buena capacidad de asociación, conducción de balón y creatividad deberán ser los puntos fuertes que saque a relucir el 7 del Barça.

Por parte del Real Madrid, esta figura podría recaer en Isco, uno de los más capacitados para sorprender a propios y extraños. Con Marco Asensio en horas bajas, Julen Lopetegui podría seguir confiando en el futbolista malagueño para ocupar un puesto en el ataque, ganando capacidad de improvisación y una buena conexión con sus compañeros.

El monopolio del gol

Todos los duelos citados tendrán el objetivo de hacerse con el balón para que este vaya avanzando de líneas y llegue a los encargados de hacer daño. En este caso la misión de disparar a puerta será para Luis Suárez y Karim Benzema. Ambos tienen experiencia en batir al máximo rival y seguro que no les temblarán la piernas. El atacante uruguayo ya ha disputado 11 clásicos y ha conseguido anotar seis goles, mientras que el delantero francés se ha enfrentado al Barça en 26 ocasiones, anotando nueve veces.

Luis Suárez durante el partido frente al Valencia / EFE

Luis Suárez durante el partido frente al Valencia / EFE

Su tarea no se prevé sencilla, pues tanto los centrales como el portero se convertirán en un incordio a superar. Por la parte local todo apunta a que Piqué y Lenglet escudarán a un Ter Stegen que vive su mejor momento de forma y que será de todo menos estático. En el Real Madrid, Courtois estará bajo palos y contará con la ayuda de la pareja formada por Sergio Ramos y Varane para que no tenga que sufrir el resultado negativo de las últimas jornadas.

Que Barça o Real Madrid consigan ser superiores en todos los duelos será una tarea difícil, por lo que dominar los máximos de ellos se tornará esencial para que el resultado del clásico les sea favorable. Pese a una baja tan importante como la de Leo Messi, el duelo que se disputará en el Camp Nou sigue contando con los alicientes necesarios para convertirse en el mejor partido de la temporada un año más.

 
Hoy destacamos