Universo Blaugrana

Ousmane Dembelé se desespera tras una ocasión de gol fallada / EFE

Ousmane Dembelé se desespera tras una ocasión de gol fallada / EFE

Mucho ruido y pocas nueces: la afición del Barça se va decepcionada

El equipo azulgrana no pasa del empate ante el Rayo y ningún fichaje brilla en el Spotify Camp Nou

Lluís Regàs @LluisRegas

13.08.2022 23:13h Actualizado: 13.08.2022 23:26 h.

1 min

Decepción en el Spotify Camp Nou. El Barça no pasó del empate contra el Rayo Vallecano y su afición sabe que el equipo de Xavi sufrirá mucho esta temporada. El grupo azulgrana tiene mejor pinta, pero sigue sin funcionar como querría su entrenador y el estreno no pudo tener un final más frustrante. Lewandowski apuntó maneras, pero no es el goleador del Bayern y Raphinha no tuvo su día. Más acertado estuvo Christensen, mientras que Kessié partió como suplente. Los nuevos fichajes no brillaron.

 

La afición del Barça tenía ganas de fútbol. Ganas de ver un nuevo equipo, muy renovado respecto al de la pasada temporada. Las 40.000 entradas puestas a la venta se agotaron, con presencia de muchos turistas en el Spotify Camp Nou. Muchos eran polacos, con ganas de aplaudir a Lewandowski.

El nuevo ídolo

Lewandowski, a punto de cumplir 34 años, es la nueva estrella del Barça. El referente de un equipo con hambre. Y la afición se ha entregado desde el primer día al goleador polaco, que no tuvo su mejor día. Tampoco el equipo, que reprodujo errores de la pasada temporada.

Lewandowski, en un lance del partido entre el Barça y el Rayo

Lewandowski, en un lance del partido entre el Barça y el Rayo / EFE

El Spotify Camp Nou, no obstante, estuvo muy bullicioso. La grada de animación estuvo muy activa desde el primer minuto, conectando con el resto de la afición azulgrana y con el equipo, que comenzó con muchas ganas, pero sufrió mucho ante un Rayo muy bien ordenado y muy bien trabajado tácticamente.

Gran entrada

Los 81.104 espectadores que acudieron al debut liguero mantuvieron su perfil más festivo en la segunda parte y una pequeña parte de la grada coreó el nombre de Messi, símbolo del mejor Barça de la historia que hace un año fichó por el PSG en plena crisis barcelonista.

El Barça tenía muchos problemas para encontrar espacios ante el Racing y la afición se impacientó con el paso de los minutos. El equipo de Xavi no pudo derribar el muro rayista y Sergio Busquets acabó expulsado en un estreno poco lúcido de los barcelonistas, que siguen con problemas para marcar un gol. Pese a Lewandowski.

 
Hoy destacamos