Universo Blaugrana

Ousmane Dembelé entrando desde el banquillo en el Barça - Eibar / EFE

Ousmane Dembelé entrando desde el banquillo en el Barça - Eibar / EFE

Valverde sacrifica a Dembelé para recuperar la confianza de Coutinho

El técnico apostó por el brasileño acompañando a Messi y Suárez

Oriol Quintana @urikingkat

14.01.2019 10:35h Actualizado: 14.01.2019 10:43 h.

3 min

El partido del Barça contra el Eibar era más que un partido liguero. Messi aparte, había otro jugador que se llevaba todo los flashes. Philippe Coutinho entraba de nuevo en un once inicial en Liga y dejaba a Ousmane Dembelé en el banquillo. La intención era clara: recuperar la mejor versión del brasileño.

Ernesto Valverde y el equipo necesitan la mejor versión del 7. El extremo se mostró cabizbajo en el partido entre semana contra el Levante (2-1) y dejó muy malas sensaciones. Su falta de confianza y de precisión --17 balones perdidos-- lo señaló como uno de los grandes culpables de la derrota en el Ciutat de Valencia.

Nueva oportunidad para Cou

En el Camp Nou se le presentaba una nueva oportunidad. El entrenador apostó por darle confianza y rodear al de los mejores. Acompañado de Leo Messi y Luis Suárez el objetivo estaba más cerca. Y así fue. Coutinho hizo unos buenos 90 minutos desequilibrando y participando activamente en las acciones ofensivas.

Coutinho volvió a la titularidad en el Barça - Eibar / EFE

Coutinho volvió a la titularidad en el Barça - Eibar / EFE

El brasileño colaboró en los dos primeros goles del equipo. En el primer tanto, culminó una maravillosa acción asistiendo a Luis Suárez que terminó superando a Asier Riesgo con un gran disparo al segundo palo. Ya en la segunda parte, el brasileño coordinó el ataque hasta dentro del área donde Messi anotó su gol 400.

El objetivo del Txingurri parecía cumplido y Cou terminó los 90 minutos en el césped. Ni con la entrada de Dembelé el equipo técnico decidió sacarlo del campo. Una nueva muestra de confianza del vestuario. “Coutinho nos va a dar mucho”, dijo el entrenador en rueda de prensa.

Todo apunta que el brasileño descansará en el partido de vuelta de octavos de Copa del Rey. El Barça tiene que remontar un 1-2 adverso y Valverde saldrá con todo desde el inicio. Para superar fácilmente al Levante se apostará por el tridente titular (Dembelé-Messi-Suárez), mucho más vertical y ofensivo que con Cou. El 7 acumula dos partidos enteros y puede volver al banquillo.

Dembelé, el sacrificado

Ousmane Dembelé fue el gran sacrificado del último partido. El extremo está cuajando una maravillosa temporada pero se apostó por Coutinho para acompañar a los dos puntas del equipo. El francés entró en la segunda parte por Arthur Melo y el Barça pasó a jugar con cuatro piezas ofensivas.

Coutinho y Dembelé celebran un gol / EFE

Coutinho y Dembelé celebran un gol / EFE

Como todo el equipo, Dembelé no ofreció buenos minutos el jueves en el Ciutat de Valencia donde actuó como falso nueve. Pero la confianza en él no se pierde. Y es que el de 21 años es la gran promesa de futuro del Barça, en 25 partidos de competición oficial suma 10 goles y cinco asistencias.

Los 'cuatro fantásticos' de nuevo

Los cuatro fantásticos volvieron a jugar juntos otra vez. Dembelé entró en el minuto 71 por Arthur y compartió línea ofensiva con Messi, Suárez y Coutinho. Los cuatro tuvieron muy buenos minutos cuando más abierto estaba el partido ya con el 3-0 en el marcador.

La última vez que coincidieron fue en la visita al Levante en partido liguero (0-5). Solo jugaron juntos cuatro minutos de encuentro, el 7 salió al campo por Arturo Vidal (78) y el extremo galo dejó paso a Denis Suárez (82). El partido terminó con un hat trick de Leo y un gol de Suárez.

Los cuatro fantásticos (Coutinho, Messi, Suárez y Dembelé) celebrando un gol contra el PSV / EFE

Los 'cuatro fantásticos' (Coutinho, Messi, Suárez y Dembelé) celebrando un gol contra el PSV / EFE

Coincidiendo en el once inicial, el último encuentro fue en la primera jornada de la Champions League el 18 de setiembre contra el PSV Eindhoven. En el esquema culé, el brasileño hacía de falso interior izquierdo mientras que el galo actuaba de extremo. El resultado fue muy bueno, el Barça ganó 4-0 con otra exhibición de Messi (3 goles) y gran rendimiento de Coutinho y Dembelé (1 gol).

Parece que el partido de Eibar puede volver a reabrir el debate sobre la posibilidad de jugar con las cuatro piezas más ofensivas. Ahora mismo parece complicado ya que el Txingurri valora mucho el equilibrio que le dan jugadores como Rakitic, Busquets o Arthur Melo. En estos momentos parece más una solución de urgencia que no una apuesta desde el primer minuto.

 
Hoy destacamos