Palco

Joan Laporta acude a la Barça Store del Camp Nou para presidir la reunión de junta directiva / FCB

Joan Laporta acude a la Barça Store del Camp Nou para presidir la reunión de junta directiva / FCB

Laporta aprueba unos gastos de 981 millones de euros

La masa salarial del Barça vuelve a los niveles de Bartomeu al tiempo que se mandan mensajes de austeridad

Víctor Malo @VMalo8

21.09.2022 00:39h Actualizado: 21.09.2022 09:07 h.

2 min

El FC Barcelona se ha convertido en el club de las contradicciones. Se piden rebajas salariales a unos jugadores y se cierran fichajes multimillonarios para traer a otros. Se mandan mensajes de austeridad por la importancia de recortar el gasto, pero se vuelve a disparar la masa salarial. Se critica la gestión de la junta directiva anterior, poniéndola a la altura del betún por sus contratos inflados y ascendentes, pero se mantiene la misma política de contratos ascendentes. Un año y medio después del regreso de Joan Laporta al club, se ha confirmado el mismo nivel de gastos desproporcionados que heredó: 981 millones de euros. Con una diferencia, antes de la pandemia podían pagarse; ahora ya no. 

La junta directiva del FC Barcelona de Laporta, al completo, en la Barça Store / FCB

La junta directiva del FC Barcelona de Laporta, al completo, en la Barça Store / FCB

Las palancas económicas de Laporta, que en realidad no son más que una venta de patrimonio y derechos de cobro futuros del club, irán dirigidas prácticamente en su totalidad a pagar el dinero que se debe a los a jugadores. Herencia de Bartomeu que se podía pagar antes de la pandemia, con Messi en el equipo. Ahora llegan otros jugadores de fuera que también perciben fichas muy altas y alguno de los renovados cobra mucho más de lo que se ha publicado en prensa. 

La evolución del gasto

Esto provoca que el nivel de gasto vuelva a ser muy elevado. Antes de la pandemia era de 955 millones. El tope se alcanzó el curso 2020-21 (1.136 M€), donde la junta de Laporta contabilizó provisiones judiciales y 160 millones de devaluación de jugadores para inflar unos resultados negativos que, sin estas dos partidas, habrían deparado un gasto total de 886 millones (a la baja).

La jugada de las pérdidas ayuda, por tanto, a camuflar la nueva subida del gasto. El ejercicio 21-22 se ha cerrado con 919 millones (el resultante de restar 98 millones de beneficios a los 1.017 millones de ingresos). Aparentemente es un descenso, pero sin contar provisiones y devaluaciones, se destapa el aumento. 

Gastos del Barça durante la temporada 2020-21 / FC Barcelona

Gastos del Barça durante la temporada 2020-21 / FC Barcelona

Si subió durante el curso cerrado el pasado 30 de junio, todavía subirá un poco más este año, donde hay que contabilizar 20 salidas de jugadores, pero también siete fichajes, cuatro renovaciones y la inversión en traspasos de jugadores: 240 millones entre fijos y variables que se dividen durante los años de amortización de cada fichaje (entre cuatro y cinco, en su mayoría). 

Esto significa que al término de la presente temporada, la previsión es de que el gasto haya vuelto a subir hasta los 981 millones. Es el resultado de restar 274 millones de beneficios presupuestados a los 1.255 millones que prevé ingresar el club.

La esperanza de los capitanes

La única esperanza para reconducir esta situación en el corto plazo es que los contratos de los capitanes están cada vez más cerca de finalizar y eso supondrá un enorme ahorro al club de unos 70 millones de euros. Especialmente importante será conseguir que Piqué y Jordi Alba sigan los pasos de Busquets y terminen su etapa en el club el próximo 30 de junio de 2023. Otros jugadores cuyas fichas están disparadas son Frenkie de Jong y Marc-André ter Stegen

 
Hoy destacamos