Palco

Javier Tebas, presidente de la Liga, en una imagen de archivo / EFE

Javier Tebas, presidente de la Liga, en una imagen de archivo / EFE

¿Cómo funciona el 'Fair Play Financiero' de la Liga?

El Barça trabaja para equilibrar sus cuentas y evitar las medidas restrictivas de la patronal

Víctor Malo | Carlos Domínguez

03.08.2022 03:16h

6 min

Cada decisión tomada es un paso adelante. La activación de las famosas palancas está siendo clave para revitalizar las cuentas del FC Barcelona con nuevos ingresos extraordinarios y, poco a poco, ahuyentar las restricciones que los mecanismos de control económico de la Liga, el popularmente llamado Fair Play Financiero, han impuesto al club en los últimos meses. Cuando Joan Laporta regresó a la presidencia, se encontró con un horizonte desolador para una entidad de semejante envergadura. El Barça se ha enfrentado durante el último año a un límite salarial de -144 millones de euros. Al tener los gastos por encima de los ingresos y un fondo de maniobra negativo, la Liga le impuso distintas medidas restrictivas al club.

De ahí la aplicación de las normas 1/3 y 1/4 para las inscripciones de nuevos jugadores. Por cada jugador que deja el equipo, sólo puede entrar el 25% de lo que cobraba. Y en caso de que sea un futbolista importante, con sueldo superior al 5% del presupuesto, puede llegarse al 33% del salario oxigenado. Unas restricciones que gracias a la activación de las palancas, el Barça no tendrá que sufrir al haber eliminado los fondos propios negativos. La patronal teje, así, una tela de araña con el objetivo de que los clubes moldeen sus plantillas y, a la vez, equilibren el desnivel gastos-ingresos. Pero, ¿cuándo y por qué nació esta normativa?

Javier Tebas, contigo empezó todo

Todo se gestó en 2013, cuando la Liga arrastraba una deuda de los clubes a Hacienda por valor de 650 millones de euros, y de otros 16,6 millones a la Seguridad Social. El organismo dirigido por Javier Tebas decidió intervenir, a fin de sanear el fútbol nacional y evitar descensos administrativos como los del Oviedo, el Extremadura, la UD Salamanca, el Compostela, el Elche o el Reus, así como otros casos de clubes históricos que en Segunda han visto cómo ya no podían mantener sus cuentas infladas. Véanse los supuestos del Racing, el Deportivo, el Zaragoza o el Málaga.

Javier Tebas, presidente de la Liga / EFE

Javier Tebas, presidente de la Liga / EFE

En el caso del FC Barcelona nunca se han llegado a tales extremos, pero las pérdidas de 481 millones de euros del año pasado colocaron al club en alerta roja. De haber sido una sociedad anónima, podría haber sido declarada en quiebra. La naturaleza de la entidad, sin embargo, la mantiene con vida. No en vano el Barça es un generador imparable de ingresos. Y justo antes de la pandemia, de hecho, se rozaron los 1.000 millones de facturación con Bartomeu al frente del club. Ahora se pretende recuperar paso a paso la normalidad, pero eso ha significado tomar decisiones drásticas. Dejar partes del club atrás.

Laporta se rebela contra la adversidad

La junta de Laporta ha activado ya tres palancas. Cedió primero el 10% de los derechos televisivos procedentes de la Liga por 25 años al fondo Sixth Streetque abonó 207,5 millones de euros y dejó un beneficio contable de 267 millones. Posteriormente se anunció la venta de otro 15% de los derechos por el mismo periodo de tiempo, a cambio de unos 330 millones que han generado un beneficio contable de 400 millones en total. Y en los últimos días se ha cerrado la venta del 24,5% de Barça Studios a socios.com por 100 millones de euros. Entre las tres palancas, un total de 767 kilos para sanear las arcas del Camp Nou. 867 millones, mejor dicho, cuando se venda otro 24,5% de Barça Studios en los próximos días, tal y como reveló Culemanía en exclusiva.

Joan Laporta y Jules Koundé, en la firma del contrato del francés como nuevo futbolista del Barça / FCB

Joan Laporta y Jules Koundé, en la firma del contrato del francés como nuevo futbolista del Barça / FCB

Una vez cubiertos esos fondos negativos, la intención es que el Barça pueda actuar sin estar sometido a las restricciones más gravosas de la Liga. Y que, por tanto, pueda inscribir con normalidad a los nuevos fichajes que han aterrizado en la entidad. Esto significa que ya no se le aplicarán las normas 1/3 y 1/4, sino que se activará la norma 1/1. Es decir, por cada salario que sale, puede entrar uno igual. Y si no salen salarios suficientes como para que entren todos los nuevos, hay que buscar nuevos ingresos que lo compensen (las palancas).

Hablamos de Lewandowski, Kessié, Christensen, Raphinha y Koundé, incluyendo además a los recién renovados Sergi Roberto y Ousmane Dembelé. También las renovaciones de Araujo y Gavi deben ser computadas, aunque ellos, al tener contrato en vigor, ya están inscritos. Para saber si se cumplen o no los requisitos estipulados en los límites salariales de la Liga, sin embargo, hace falta conocer en profundidad los entresijos de dichas restricciones. En qué premisas se basa, en definitiva, el control económico de la patronal.

La Liga, más proteccionista que la UEFA

A diferencia de lo que ocurre en el resto de Europa, la Liga española utiliza un sistema más proteccionista que exige dos tipos de controles económicos. Por un lado, el control económico a priori, que sirve para que la Liga ya sepa de antemano en qué situación se van a encontrar los clubes cuando se abra el mercado de fichajes. Por otro, el control económico a posteriori, que consiste en supervisar que durante la temporada se hayan cumplido los presupuestos en la medida de lo posible, y se hayan realizado los arreglos pertinentes a la situación económica real del club. Se busca respetar los niveles de gasto aconsejados, con una masa salarial que no supere el 70% del presupuesto.

Aleksander Ceferin en un acto de la UEFA / UEFA

Aleksander Ceferin en un acto de la UEFA / UEFA

En Europa, el control a priori no existe y se centra exclusivamente en el control a posteriori. Algo que favorece la aparición de sanciones, a veces por mero desconocimiento previo. La Liga, por su parte, intenta prevenir que se hagan las cosas mal con esos controles a priori. Según explicaron los miembros de la Liga en una sesión a la que acudió Culemanía"el control a posteriori es casi calcado al Fair Play Financiero de la UEFA. Un copiar y pegar, prácticamente, que se tendrá que adaptar a la última modifación aprobada por la UEFA". Lo novedoso en España es, por lo tanto, el control a priori. Y éste está dividido en diversas fases.

Las fases del control económico de la Liga

En primer lugar, existe una primera criba que se realiza el 30 de abril de cada temporada. En esa fecha, los clubes ya tienen que enviar los presupuestos de gastos e ingresos para la temporada que viene (2022-23), además de una estimación final de la temporada en curso (2021-22). El objetivo es saber, en esencia, si acabarán el ejercicio con beneficios o pérdidas. De cara a la siguiente campaña, la Liga pide las siguientes aproximaciones: presupuesto de ingresos, de gastos, de inversiones, de financión --el dinero que prevén pedir a los bancos-- y de tesorería

La segunda fase del control a priori se produce el 30 de junio, fecha de cierre del ejercicio en curso. Entonces la Liga, ya con los balances cerrados, emite lo que se denomina la "hoja de validación de la Liga". A través de este documento, la patronal informa a los clubes de cuál es su límite salarial para el mercado de verano que da comienzo el 1 de julio. El documento, sin embargo, puede modificarse al estar abierto a cambios.

Rafa Yuste, Joan Laporta, Robert Lewandowski, Mateu Alemany y Jordi Cruyff, en la presentación del delantero con el Barça en Miami / FCB

Rafa Yuste, Joan Laporta, Robert Lewandowski, Mateu Alemany y Jordi Cruyff, en la presentación del delantero con el Barça en Miami / FCB

Dichas modificaciones se pueden ir haciendo durante el mercado de verano, aunque hay otra fecha marcada en el calendario: el 31 de julio. Aquí, la Liga informa a los clubes de los ratios de inscripción que hay que cumplir. Si no se cumplen, no se permite inscribir. En este sentido, es imprescindible presentar los estados financieros en positivo y un certificado de estar al corriente de pagos. Si hay pérdidas, o de la información presentada se desprende que los gastos estarán por encima de los ingresos, entran en juego las restricciones de la Liga para las inscripciones: las ya citadas reglas 1/3 y 1/4, o la menos lesiva norma 1/1, que es la que regirá para el Barça este verano después de haber cerrado el ejercicio anterior con beneficioscerrado el ejercicio anterior con beneficios y de demostrar que el año en curso tampoco tendrá pérdidas. 

El cumplimiento de los trámites burocráticos 

Resulta vital aportar toda la documentación necesaria a la Liga, con tiempo, para demostrar que el club está saneado y que lo seguirá estando. En esas circunstancias se encuentra actualmente el FC Barcelona, que ya ha mandado a la patronal todo el papeleo para poder inscribir a las caras nuevas. Ahora toca esperar una respuesta y, a partir de ahí, actuar. Si la Liga considera que los movimientos de saneamiento del club no han sido suficientes, el Barça necesitará activar de urgencia la cuarta palanca y, a la vez, seguir rebajando los sueldos de los jugadores que más cobran de la plantilla. También desprenderse de algún activo importante del primer equipo, como Frenkie de Jong y Memphis Depay, a fin de liberar aún más masa salarial. La hoja de ruta está marcada, y eso es lo único que importa. Que, a cada posible paso en falso, exista un Plan B que ejerza de salvavidas.

 
Hoy destacamos